Roberto Clemente: A 45 años de su muerte, Puerto Rico lo recuerda

Un terremoto que sacudió la capital de Nicaragua, Managua, motivó al pelotero puertorriqueño Roberto Clemente a llevar personalmente la ayuda humanitaria que necesitaban los nicaragüenses. El 31 de diciembre de 1972, abordó el avión DC-7, el cual a solo unos metros después de haber despegado de Puerto Rico, cayó.

Clemente murió en el accidente a sus 38 años de edad. El pelotero quiso viajar personalmente a Nicaragua por conocer el deficiente manejo de los envíos internacionales en el lugar.

El cuerpo de Clemente nunca fue recuperado.

La muerte de Clemente fue un gran luto para Puerto Rico y la afición del béisbol. La admisión al Salón de la Fama del deporte se hizo de manera poco usual por el Comisionado de la liga (en ese entonces), Bowie Kuhn.

Normalmente se esperan cinco años luego del retiro o muerte de un jugador para comenzar el proceso de introducción al Salón de la Fama, pero con Clemente y otro jugador, hubo una excepción. Así, el pelotero boricua se convirtió en el primer latino en llegar al distinguido salón.

Clemente dejó un gran legado para el deporte y para el béisbol.