En momentos en que aumenta la preocupación por la propagación del mosquito del dengue, las gomeras en Puerto Rico están atestadas de neumáticos, pues luego de que los propietarios de estos establecimientos pagan impuestos por reciclaje, que a su vez es transferido al cliente, el servicio de recogido es pésimo.