Wanda Vazquez - conferencia de prensa - Ceiba - Captura de pantalla - julio 23 2020

Días difíciles e intensos son los que ha vivido la gobernadora Wanda Vázquez en las pasadas semanas, y de cara a la primaria del 9 de agosto. El manejo de los casos de Covid, el referido y posterior designación de un FEI para investigarla, la “misteriosa” filtración de un sumario fiscal que a quien más benefició fue al abogado de la mandataria para poder presentar una moción, entre otras controversias.

El pasado jueves el desgaste emocional se vió reflejado en la gobernadora cuando explotó con la pregunta de una periodista. Wanda Vázquez es una mujer fuerte y así se le conoce desde que era fiscal. Se las juega fría si lo amerita y hace lo que tenga que hacer para lograr su objetivo… lo que sea. Sin embargo, por más fuerte que sea un ser humano, todo tiene su límite de resistencia cuando no se ha podido explicar o salir satisfactoriamente de una controversia y explota otra. Es natural y ella, como cualquiera de nosotros es un ser humano.

De otra parte, también el jueves, el director de campaña de Vázquez, Jorge Dávila, realizó una conferencia de prensa para denunciar que quien estaba detrás de tres organizaciones que mantienen una fuerte campaña contra su candidata lo es Pedro Pierluisi. Uno de los ejemplos que trajo es prácticamente difícil de creer, pero él lo afirma. Es el caso del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores. Dicho sindicato siempre ha apoyado a políticos u organizaciones de izquierda. Solamente el alcalde penepé Toa Baja, Betito Marquéz, fue respaldado por este sindicato en el 2016. Pero bendito, apoyar a un candidato a alcalde estadista de un municipio quebrado y que no es de alta resonancia en el macro de la opinion pública, evidentemente era para llenar la cuota de tener a alguien “del otro lado” y poder defenderse de cualquier señalamiento de que es una organización de izquierda. Así que decir que quien maneja esa campaña del SPT contra la gobernadora es Pedro Pierluisi, es tan creíble como decir que un candidato PNP puede ganar más votos si se anuncia en Claridad.

El otro sindicato es LIUNA, quienes lograron que el ex gobernador Ricardo Rosselló firmara una orden para pagar $15.00 la hora a los obreros de la construcción que trabajaran en la reconstrucción de la isla. La gobernadora Vázquez no honró la orden de Rosselló y, obviamente, ese sindicato le está pasando factura. Es algo que ha pasado siempre: quien no recibe lo que se le prometió, reacciona. La otra organización es un comité de acción política (PAC) de una persona que nunca había escuchado. Dávila dice que es amigo de Pierluisi, lo que no creo sea un delito electoral. Ahora, si está financiando una campaña con su dinero y lo disfraza con un PAC para burlar el tope de donaciones, eso sí podría constituir un delito. Pero eso ya será investigado por la Oficina del Contralor Electoral. Ahora, no se puede negar que el beneficiado de esas campañas es Pierluisi, pero eso una cosa y otra es que él maneje esas organizaciones a su antojo.

Ese jueves, los rostros de Vázquez y Dávila revelaban serias preocupaciones. La molestia con la que hablaban y respondían hacía evidente que no se sienten cómodos con lo que está pasando, y de nuevo, es natural. ¿Estan abajo en las encuestas? ¿Tenía alguna ventaja y se redujo sustancialmente? No tengo la menor idea porque no he visto números de nadie, pero el comportamiento, los gestos, el body language en los pasados días no son los de una campaña que vá directo a un triunfo. Mi impresión es que la contienda está cerrada, cualquier cosa puede suceder y estas semanas son muy importantes porque cualquier mal paso o controversia de cualquier candidato, al haber entrado en la recta final, se hace más complicado recuperarse de cualquier tropezón.

Estar en la posición de la gobernadora es una ventaja política. Sin embargo, también se convierte en un Talón de Aquíles desde el punto de vista de que está más expuesta a la controversia, al escándalo. Lo hemos visto desde enero para acá. Mientras ella tiene que estar apagando fuegos gubernamentales y de campaña, los otros candidatos siguen un poco por debajo del radar de la controversia haciendo sus campañas.

Por ejemplo, la gobernadora fue a entregar compritas a Canóvanas. ¿Qué ocurrió con el bonito gesto días después? Hubo un brote de coronavirus en ese municipio que incluyó a personas que estuvieron en esa actividad. Entonces la historia bonita se convirtió en un cuestionamiento de si fue prudente y responsable de la gobernadora exponer a esas familias al contagio para poder sacar una foto con ellos para la campaña. ¿O me vá a decir que sin la presencia de ella y sus fotógrafos no se podía repartir compras. A eso me refiero con que la posición brinda una ventaja de exposición, pero también la desventaja de cargar con lo controversia que pueda explotar.

Estas dos semanas serán muy intensas y me sospecho que veremos el doble de la tirantez en la primaria penepé. Creo que la sosera en la del Partido Popular Democrático pudiera afectar la participación de populares ese 9 de agosto. Ya veremos.