Nueva Zelanda - masacre - mezquita - Foto via EFE - marzo 15 2019

Un policía armado monta guardia después de que al menos 40 personas murieran este viernes en un tiroteo en dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, Nueva Zelanda. EFE/ Martin Hunter 

Unas 48 personas, incluidos niños, están siendo atendidas por heridas de bala en el hospital de Christchurch tras los ataques contra dos mezquitas en Nueva Zelanda que causaron 49 muertos y 48 heridos en la citada ciudad.

"Las heridas oscilan entre graves a leves", indicaron en un comunicado las autoridades sanitarias de Canterbury, la región donde se encuentra Christchurch.

Una docena de heridos tuvieron que ser operados de urgencia en el hospital tras el ataque, por el que han sido detenidos tres sospechosos, incluido un australiano. 

Agregaron que pacientes adicionales han sido derivados a otros centros de la comunidad.

Las autoridades sanitarias precisaron que unas 200 personas se encuentran en el hospital a la espera de noticias sobre sus seres queridos heridos.

Los ataques se produjeron a primera hora de la tarde en las dos mezquitas situadas en el centro de Christchurch, la mayor ciudad de la Isla Sur del país.

Un total de 41 víctimas murieron en el tiroteo en la mezquita Al Noor, mientras que otros 7 en la de Linwood y otra persona fue declarada muerta en el hospital. 

"Esto solo puede ser descrito como un ataque terrorista", afirmó la primera ministra, Jacinta Ardern, en conferencia de prensa en Wellington, en la Isla Norte.

La mandataria neozelandesa calificó el ataque de "extrema ideología y extrema violencia" y señaló que no tiene "precedentes" en Nueva Zelanda, un país que describió como diverso y abierto.

Uno de los tiroteos fue retransmitido en directo a través de las redes sociales por uno de los asaltantes, que aparece con ropa militar dentro del centro de culto disparando a bocajarro a varias personas con un arma automática de la que cambió el cargador al menos dos veces.

En las redes sociales también circula un manifiesto de los asaltantes que incluiría calificativos peyorativos contra los musulmanes.

"Es claramente un supremacista blanco el que ha planeado esto durante dos años", declaró un analista en seguridad a la emisora Radio New Zeland.