San Juan - manifestacion - Captura de pantalla - julio 16 2019

Cientos de manifestantes ocuparon la calle Fortaleza, donde ubica la Mansión Ejecutiva en el Viejo San Juan, así como las calles aledañas en una manifestación convocada por diversas agrupaciones para exigir la renuncia del gobernador, Ricardo Rosselló Nevares ante la controversia por la divulgación de una conversación en la aplicación Telegram en la que participaron otros funcionarios de su gobierno.

La manifestación había sido convocada para las 5:00 de la tarde del lunes y los participantes se agruparon frente a El Capitolio y luego caminaron hasta la Fortaleza. Según se observó en diversas transmisiones en las redes sociales, los manifestantes ocuparon las calles aledañas a la calle Fortaleza y se desataron incidentes entre agentes de la Policía y los protestantes. 

“Ricky, renuncia”; “Ricky no está aquí, Ricky está vendiendo lo que queda del país” y “Somos más, no tenemos miedo”, eran algunos de los estribillos que cantaban en la manifestación.

Por su parte, el subsecretario de la gobernación, Erik Rolón informó en una conferencia de prensa que el gobernador, había salido de Fortaleza en la tarde para gestiones de un día normal de trabajo y no había podido regresar a la Mansión Ejecutiva, dada la concentración de manifestantes.

Alegó que los manifestantes lanzaron gases que no son usados por la Uniformada y que lanzaron piedras y ladrillos contra los agentes. Asimismo, alegó que se desataron incendios en algunas de las calles del área, que tuvieron que ser atendidos por los bomberos.

“Quiero recalcar que cualquier acción por parte de la Policía de Puerto Rico fue provocada por los últimos manifestantes”, dijo Rolón al indicar que entre ocho y 10 agentes resultaron heridos y que tres personas fueron detenidas.

Además, Rolón rechazó que se estuviera considerando activar la Guardia Nacional. En esa conferencia de prensa, el comisionado de la Policía, Henry Escalera alegó que los manifestantes también lanzaron “cherry bombs” y aseguró que aplicarían los niveles de fuerzas necesarios. Otros informes de prensa indican que el funcionario dijo que “defenderemos la democracia hasta la última gota de sangre”.

Mientras, Rosselló Nevares, quien ha negado en varias ocasiones que vaya a renunciar, se manifestó por escrito ante las protestas. 

“Las manifestaciones que han surgido esta noche son una expresión que respeto y tengo muy en cuenta. Desafortunadamente, a pesar del llamado responsable de manifestación pacífica de muchos de los participantes, otros tantos eligieron dañar propiedad y agredir a funcionarios que buscaban preservar el orden público en defensa de la seguridad y derechos de todos”, dijo el mandatario en declaraciones escritas.

Reconoció a quienes hicieron escuchar sus reclamos, así como a los oficiales del Negociado de la Policía de Puerto Rico que “una vez más estuvieron en el frente de esta triste situación”. 

“Dirijo mi llamado a quienes han mostrado su encono de manera violenta para que comprendan que hay muchas otras formas de hacerse escuchar y que como gobernador tengo el compromiso de así hacerlo”, finalizó el ejecutivo.