Jueza da luz verde a cierre de escuelas en el área oeste

El caso de una mujer que fue agredida con un cuchillo alegadamente por su pareja frente a sus hijos en una residencia en Aibonito ha consternado a muchos ante el hecho de que la jueza del Tribunal de Aibonito, Cristina Córdova, ordenó quitarle al supuesto agresor el grillete, luego que ella determinara no tener interés en seguir con la querella por Ley 54.

Por esto el exjefe de los fiscales, José Capó, explicó en el programa Ante La Justicia que al fiscal a cargo del caso se le hizo difícil poder obtener una declaración jurada de la víctima, quien recibió una puñalada.

"Esos protocolos se establecen para cuando tu vas a coger una querella como fiscal, que va a atender un asunto de violencia doméstica, no dejes de tomar una declaración jurada porque, si posteriormente esa víctima se retracta, lo único que tienes además de la versión que dio al oficial de la Policía o a una tercera persona, es su propio testimonio. Puede sustituir el testimonio pero puedes continuar aun la víctima coopere o no coopere. En este caso, el fiscal hizo todo el trabajo, no pudo sentar la declaración pero pudo establecer terceras personas la versión de ella", explicó Capó. 

Al momento el caso se encuentra ante la consideración de ir en alzada tras la declaración de no ha lugar de la jueza.