Guardia Costera federal - abril 1 2019

 La Guardia Costera de los Estados Unidos interceptó una embarcación sin indicios de nacionalidad el 5 de diciembre de 2019 en un intento de contrabandear más de 600 kilogramos de cocaína, con un valor aproximado de 14 millones de dólares al sur de La Romana, República Dominicana, se informó el viernes.

Coast Guard Cutter (CGC) RELIANCE respondió por acciones policiales y tres personas fueron arrestadas. El Caribbean Corridor Strike Force está a cargo de la investigación del caso.

La juez magistrada de los Estados Unidos, Silvia Carreño-Coll, autorizó una denuncia acusando a Jorge Luiz De La Cruz-Acevedo, Freddy Gerardo Fernández-Breth y Simon Antonio Patino-Rivero con posesión con la intención de distribuir una sustancia controlada a bordo de un buque sujeto a la jurisdicción del Estados Unidos, anunció Muldrow, fiscal federal para el Distrito de Puerto Rico.

"Durante las últimas dos semanas, las fuerzas del orden público federales y locales trabajaron juntas para interceptar cientos de kilogramos de cocaína antes de que llegaran a nuestras costas", dijo Stephen Muldrow, en comunicación escrita.

"No podemos, y no lo haremos, detener nuestros esfuerzos para proteger nuestras fronteras del narcotráfico", añadió.

La custodia de los acusados ​​y los narcóticos fueron transferidos a los Agentes Especiales de la DEA para una mayor investigación y enjuiciamiento. Este caso es parte del programa de la Fuerza de Tarea contra el Crimen Organizado de Drogas (OCDETF) y la Fuerza de Ataque del Corredor del Caribe (CCSF). El CCSF es una fuerza de ataque de OCDETF de múltiples agencias compuesta por agencias federales y estatales de aplicación de la ley, incluida la Administración de Control de Drogas (DEA), Departamento de Seguridad Nacional, Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Oficina Federal de Investigación, Guardia Costera de los Estados Unidos , United States Marshals Service, Internal Revenue Service y el Departamento de Seguridad Pública de Puerto Rico.

En una interdicción diferente que ocurrió el 10 de diciembre de 2019, la unidad de vigilancia de Aduanas y Protección Fronteriza / Patrulla Fronteriza (CBP) de Estados Unidos. Detectó un presunto objetivo de interés mientras realizaba una patrulla de seguridad fronteriza a lo largo de la costa occidental de Puerto Rico. La Unidad CBP continuó la vigilancia del buque mientras contactaba y transmitía su posición a la Unidad Marítima (FURA) del Departamento de Policía de Puerto Rico (PPR) para ayudar con la interdicción. Poco después, la unidad PRPD FURA "COBRA 54" localizó y detuvo la embarcación a una (1) milla náutica de la playa Crash Boat en Aguadilla, Puerto Rico. Las cinco personas a bordo, Jesús Ramón Concepción-Guerrero, Miguel Ángel Pourie-Portalatín, Riky Laureano-Ruiz, Israel Herrera-Herrera y José Manuel Ruiz-Mercedes, y el buque fueron detenidos y remolcados a la Unidad de PPR FURA en Añasco, PR.

Después de una inspección adicional de la embarcación, se incautaron un total de 161 ladrillos con un peso de 181.90 kilogramos de cocaína, con un valor aproximado de cuatro millones veinticinco mil dólares (4,025,000). La jueza magistrada de los Estados Unidos, Silvia Carreño-Coll, autorizó una denuncia acusando a los cinco individuos de conspiración de poseer con la intención de distribuir cinco (5) kilogramos o más de cocaína y posesión con la intención de distribuir cinco (5) kilogramos o más de cocaína.

Los fiscales federales adjuntos Vanessa Bonhomme y César Rivera-Giraud están a cargo del enjuiciamiento de los casos. Si son declarados culpables, los acusados ​​enfrentan una sentencia mínima de 10 años hasta cadena perpetua.

Las quejas penales contienen solo cargos y no son evidencia de culpabilidad. Se presume que los acusados ​​son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad.