Cocaina - bloques - aeropuerto Aguadilla - Foto suministrada - septiembre 20 2019

Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) informó que incautó hoy 96 libras (44 kilos) de cocaína dentro de un ventilador de refrigeración de un contenedor a bordo del carguero M/V GH Pamperom que llego al puerto de San Juan procedente de Rio Haina, en República Dominicana.

El valor estimado de la cocaína incautada es de 1.3 millones de dólares.

“Los contrabandistas continúan encontrando medios para ocultar sus cargas de drogas ilícitas en la cadena de suministro internacional”, afirmó Noel De Jesus, Director Asociado interino de Operaciones de Campo para la Seguridad Fronteriza en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos. “La experiencia de nuestros oficiales, junto con la utilización de todas las herramientas disponibles, resultó en la detección de estos narcóticos. Nuestras comunidades pueden sentirse más seguras sabiendo que los hombres y mujeres de CBP están asegurando sus fronteras”.

El 6 de abril, un Equipo de Control de Contrabando de CBP abordó la embarcación para una inspección de rutina de los contenedores utilizando tecnología de inspección no intrusiva. Un contenedor fue inspeccionado adicionalmente abriendo el panel de acceso de ventilación de enfriamiento del contenedor, donde los oficiales de CBP descubrieron 41 objetos en forma de ladrillo.

Los ladrillos dieron positivo a las propiedades de la cocaína.

La misión de CBP es salvaguardar las fronteras de Estados Unidos, protegiendo así al público de personas y materiales peligrosos al tiempo que mejora la competitividad económica global de la nación al permitir el comercio y los viajes legítimos.

Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. es una agencia fronteriza unificada del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en ingles) que tiene a su cargo la administración, control y protección de las fronteras de nuestra nación, en y entre los puertos de entrada oficiales. CBP tiene a su cargo mantener a los terroristas y las armas terroristas fuera del país, a la vez de hacer cumplir cientos de leyes estadounidenses.