Carcel - prision - febrero 6 2019

Una jueza federal sentenció ayer a un exboxeador colombiano por lavado de dinero y pertenecer a una poderosa y violenta organización de narcotraficantes que utilizaba barcos con contenedores de carga y lanchas rápidas que provenían de la República Dominicana para introducir contrabandos millonarios de cocaína y heroína hacia Puerto Rico y Estados Unidos.

Además, según el pliego acusatorio contra el boxeador Edison Miranda Angulo, mejor conocido como La Pantera, la pandilla, integrada por siete colombianos y 20 puertorriqueños, importaba marihuana desde Colombia, Venezuela, Santa Cruz, San Tomas, México y la República Dominicana.

Se destacó que algunos miembros y líderes de la organización viajaban a República Dominicana, Venezuela y otros países y permanecían allí mientras los narcóticos eran transportados para actuar como garantía personal del pago de la sustancias controladas que entraban a esta isla para luego introducirlas a Estados Unidos.

Se explicó que estas personas se conocen en el mundo del narcotráfico como "fiscales".

La jueza federal Aida Delgado sentenció a tiempo cumplido Miranda Angulo, debido a que el exdeportista confrontó problemas de salud mientras se encontraba recluído en el Centro de Detención de los Estados Unidos que opera en el municipio de Guaynabo, cercano a esta capital.

El exboxeador se declaró culpable de los cargos que pesaban en su contra el pasado seis de febrero.

Se citó que fue arrestado en febrero de 2015 y se le concedió fianza. En noviembre de 2017 violó sus condiciones de libertad y desde el 20 de diciembre de ese año permanecía bajo la custodia del Negociado Federal de Prisiones,según publicó el periódico El Vocero.

Según el informe de fiscalía federal, la organización de la que las autoridades afirman formaba parte La Pantera, y a la que se atribuyen varios asesinatos y secuestros, y la cual era dirigida por Carlos Segura Galvis, alias "Torero", generó unos $5 millones entre noviembre de 2010 y septiembre de 2012, producto de las ocho toneladas de droga que importó desde Suramérica, a través de varias islas del Caribe, incluyendo la República Dominicana, hasta Puerto Rico. La mayor parte de la droga era destinada a Estados Unidos.

Se dijo que Segura Galvis y los demás acusados fueron arrestados durante operativos efectuado por las autoridades estadounidenses y colombianas y que incluyó varios países, incluyendo esta isla y el territorio dominicano.

También se citó que el grupo fue acusado el 4 de diciembre de 2014 por conspirar para importar sustancias controladas, conspirar para poseer sustancias controladas, conspirar para lavar dinero y otros cargos relacionados a lavado de dinero.

Las autoridades federales indicaron que los colombianos eran los dueños de la droga, coordinadores de la transportación marítima de los narcóticos, coordinadores del movimiento del dinero y personas a cargo de ejecutar los actos de violencia, incluyendo secuestros para forzar el pago de deudas de dinero a la organización.

Según la acusación, desde noviembre de 2010 a septiembre de 2012, los acusados que eran propietarios de los narcóticos en Colombia y enviaban los cargamentos utilizando embarcaciones rápidas.

Se señaló que estas embarcaciones salían de la parte norte de Venezuela y se encontraban con otros botes que partían de Puerto Rico para recibir la droga en un punto previamente acordado, aproximadamente 100 millas náuticas al sur de la isla.

En ocasiones-se dijo- la droga entraba primero a la isla municipio de Vieques, en el área este de Puerto Rico, donde se almacenaba por un tiempo breve hasta que era trasladada a Puerto Rico a través del ferry de Vieques al pueblo de Fajardo.