Sacerdote asesinado en Ponce - Foto captura de pantalla - septiembre 13 2019

La autopsia al sacerdote polaco Stanislaw Szczepanik reveló que su muerte fue ocasionada por un «severo trauma corporal» que alguien le propinó, informó la directora de la Fiscalía de Ponce, Marjorie Gierbolini.

El caso del religioso Stanislaw, el primer asesinato de un sacerdote que se reporta en Puerto Rico desde que mataron al padre Elíseo Castaño en el 1995, será investigado como uno criminal, afirmó la fiscal Gierbolini.

Explicó que la investigación se dirige a dar con él o las personas que golpearon al religioso en diferentes partes del cuerpo hasta dejarlo moribundo. El sacerdote murió el día siguiente en un hospital de Ponce.

«Tiene varios traumas en el cuerpo que no son compatibles con una caída, más bien, que alguien se los causó», indicó la fiscal. La autopsia reveló que el sacerdote fue golpeado en la cabeza, los brazos, la espalda, entre otras partes del cuerpo.

El sacerdote Stanislaw, quien al igual que el sacerdote Castaño era de orden de padres Paúles, corría bicicleta a primeras horas del día -5:25 am.- por el Paseo Lineal que conecta la Iglesia La Milagrosa, donde ofreció misa por varios años, con otros puntos de la Ciudad.

La agresión ocurrió el viernes 16 de agosto. Alguien llamó a la Policía para informar sobre una persona tirada en el pavimento y al llegar los paramédicos encontraron al religioso moribundo, junto a su bicicleta. La sospecha inicial fue que pudo haber caído de la bicicleta.

No obstante, la fiscal Gierbolini explicó que el informe de la autopsia que recibió hoy -jueves- cancela esa teoría debido a los múltiples traumas y dónde estaban ubicados los mismos. «Puede ser que le dieron y se cayó», indicó.

«La muerte es producto de trauma. No es compatible con una caída, (los golpes) son más compatibles con que alguien se lo causó», dijo.

Inicialmente, la Policía informó que el padre Stanislaw tenía hemorragia intracraneal y sufrió un paro respiratorio. Fue atendido por la doctora Blanca Fernández, del Hospital Dr. Pila, en Ponce.

La Fiscalía, quien -hoy- se reunió con la agente que tiene el caso, informó que no tienen sospechoso de lo que ahora consideran un caso criminal y exhortó a la ciudadanía a que si tiene alguna pista que pudiera ayudar a esclarecer el caso, que la comunique a las autoridades.

La fiscal del caso es Heydi Rivera y la agente Clara Feliciano, del Cuerpo de Investigaciones Criminales, en la Comandancia de Área de Ponce. La Fiscalía de Ponce había entrevistado varias personas que conocían al religioso para indagar sobre el mismo y sus rutinas.

El sacerdote Stanislaw, quien tenía 63 años de edad, tres de los cuales ejerció como sacerdote en La Milagrosa, es un misionero polaco que trabajó en Haití, República Dominicana y Puerto Rico.

Aunque el religioso estuvo asignado a la parroquia La Milagrosa, en el centro urbano de Ponce, al momento de morir respondía a la parroquia la Sagrada Familia, de Manatí, Diócesis de Arecibo.

El religioso, quien dejó instrucciones para que sus órganos fueran donados, fue cremado y trasladado a su natal Polonia donde un hermano lo esperaba.