Policia - ficha - sujeto - Añasco - escena - crimen - madre - niña - crimen - Foto suministrada - mayo 22 2020

Sacudida la comunidad del barrio Espino en Añasco, luego que un tiroteo cegara la vida de una menor de ocho años y su madre quienes se encontraban acompañando a la pareja de esta última en la compra de un ''four track'' cuando desconocidos desde un automóvil se acercaron al grupo y les dispararon, así lo detalla el teniente Aníbal Perez, director de la División de Homicidos de Mayagüez.

En la escena se detuvo al padrastro de la menor, identificado como Freddy Charon Valentín de 27 años, quien portaba un arma de fuego. A éste le ocuparon una pistola Glock modelo 27, calibre .40 con varios cargadores, para la que no posee licencia de armas, confirmó a NotiUno 630, el Teniente Pérez. 

SONDEO: ¿Está a favor de la nueva fase de reapertura de la economía de Puerto Rico?

You voted:

La niña recibió dos balazos en la cabeza y fue llevada de inmediato por vecinos al Hospital San Antonio, en Mayagüez donde fue declarada muerta. Posteriormente su madre fallece.

"Con mucho pesar he recibido la triste noticia del fallecimiento de una joven madre y su hija de 8 años en el barrio Espino del municipio que me honro en dirigir. Al igual que los residentes de mi pueblo, me siento sumamente consternado con lo sucedido. Nunca había ocurrido semejante tragedia en nuestro municipio.  Me uno a la pena que embarga a sus familiares y confío que las autoridades puedan esclarecer este lamentable suceso a la mayor brevedad posible", expresó el alcalde de Añasco, Jorge Estévez Martínez en declaraciones escritas.

Agentes de la Uniformada trataban de dar con la guagua y su ocupante, mientras investigadores del CIC se encontraban investigando.

Se le dio conocimiento al teniente Segundo Aníbal Pérez Acevedo, director de la División de Homicidios en Mayagüez. El agente Rafael Mercado Ruiz de esa División del Cuerpo Investigaciones Criminales (CIC) de Mayagüez se hizo cargo de la investigación junto al fiscal Iván Blondet. El agente Heriberto Medina González de la División de Servicios trabajó la escena y recopiló evidencia.