Alex Cora sonrie

Alex Cora se estableció como jugador de Grandes Ligas en el 2000 y culminó su carrera en el 2011. Durante esas 12 temporadas como 'bigleaguer' bona fide, solo en un invierno el cagüeño no vio acción en Puerto Rico con sus adorados Criollos. 

Son tiempos difíciles para la pelota invernal boricua, al punto que la temporada 2007-08 fue cancelada, y pasada una década de ese receso se puede decir que la liga aún está "sobreviviendo". Escasean los jugadores de Grandes Ligas dispuestos a renunciar a tiempo de vacaciones con su familia -luego de una larga y exigente temporada en Estados Unidos- para que su pueblo los vea en persona. Pero para Cora siempre fue importante jugar ante su gente. Lo demostró también representando a la Isla en varias Series del Caribe y Clásicos Mundiales. 

 Tras su retiro como jugador, Cora no se tomó ni un año libre. De inmediato asumió la gerencia de los Criollos y más adelante fue dirigente simultáneamente. Además, como gerente general, fue uno de los arquitectos de "Los Nuestros", el equipo subcampeón del Clásico Mundial de Béisbol en el 2017. Es decir, involucrarse, dar la mano a la juventud, aportar al desarrollo del béisbol en Puerto Rico,  ha sido su norte.  

 Por eso no titubeó en usar la plataforma que le brinda el béisbol para ayudar a su país al pedir, como parte de la negociación para ser el dirigente de los Medias Rojas de Boston, que la franquicia enviara a Puerto Rico un avión con suministros unos meses luego del paso del huracán María. Eso fue lo único que solicitó.

Por eso en su momento de mayor gloria al ganar el campeonato de la Serie Mundial en su primera temporada como dirigente, Cora se lo dedicó a los puertorriqueños y ante millones de televidentes hizo la petición pública de traer el trofeo a la Isla. Durante la postemporada pasada, con la atención de la prensa estadounidense, Cora repitió varias veces que su estilo de dirigir estaba "hecho en Puerto Rico". 

Por eso ahora, Cora no puede ser indiferente y "pasar con ficha" al llegar la hora de la visita de los Medias Rojas a la Casa Blanca para cumplir con la tradición del deporte estadounidense de que los equipos campeones son recibidos y homenajeados por el presidente de turno. El equipo de Boston visitará la Casa Blanca el jueves, aunque además de Cora se ausentarán otros jugadores como el receptor boricua Christian Vázquez.

Alex no aceptó la invitación convirtiéndose en el primer dirigente de un equipo campeón que no va a la Casa Blanca. Con esa valiente determinación, Cora envió un mensaje. El boricua no dio una "explicación" genérica, de esas de las que abusan tanto la figuras públicas.Cora le dijo al mundo que no se siente cómodo con visitar la Casa Blanca ya que no está satisfecho con la manera en que Donald Trump ha tratado a Puerto Rico luego del mayor desastre natural que ha vivido el país y que aún queda mucho trabajo por hacer. Eso es algo en lo que están de acuerdo apolíticos, independentistas, populares y hasta el gobernador Ricardo Rosselló. 

No obstante, cualquiera que hubiese sido la determinación de Cora iba a generar críticas, tanto aquí como en Estados Unidos. Cuando se asumen posturas, no hay forma de complacer a todo el mundo. Pero esto no se trata de simpatía y sí de hacer lo que dicta la conciencia. Y eso fue lo que hizo Cora. Con su ausencia el jueves en la Casa Blanca estará haciendo y diciendo mucho.

SONDEO: ¿Favorece decisión de Alex Cora de no visitar al presidente Trump en la Casa Blanca?

You voted:

Esto no debe interpretarse como una acción "antiamericana". Cora lo hace por Puerto Rico, pero son decenas las figuras del deporte estadounidense que por diversas razones desde que Trump está en el poder, no han ido a lo que en un tiempo fue uno de los momentos más atesorados por los campeones.

Desde su época de jugador, Cora ha sido respetado por sus compañeros, dirigentes y periodistas. Siempre ha sido un líder natural y buen comunicador, lo que proyectaba desde hace años un futuro brillante como dirigente. Luego de una destacada labor por unas temporadas como comentarista en ESPN y tras una temporada como 'bench coach'  con los Astros de Houston en el campeonato de 2017, le llegó su turno de dirigir y no defraudó al llevar a una centenaria franquicia a una cifra récord de 108 victorias. 

Su labor le ganó elogios y, naturalmente, su popularidad aumentó. Ahora, con su posición sobre Trump y Puerto Rico, se creó una controversia de unos días que cuando se vea en el tiempo, solo va a hacer que Cora sea más respetado, incluso por los que ahora le critican.

Y es que salir en defensa de su patria no es de ahora. Desde su vitrina que es el deporte, lo ha hecho siempre. A través de toda su carrera, Alex Cora ha demostrado que Puerto Rico es su prioridad. Con 43 años de edad,  le quedan muchos más triunfos para orgullo de sus compatriotas, que ya saben que también pueden contar con su voz y acción cuando el país lo necesite.

 

Periodista de deportes

Ponceño desde 1974. Periodista desde 1998. Graduado en Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica.