Pedro y Ricardo Rosselló

Al ser cuestionado por una ciudadana sobre las expresiones del gobernador Ricardo Rosselló que fueron reveladas en el chat que mantenía con sus empleados y asesores más allegados, su padre, el exgobernador Pedro Rosselló lo defendió y minimizó la situación.

"No quiero que me grabes ni que me tomes fotografías, es una falta de respeto", le dice Rosselló a la fémina que lo encuentra en un área común de lo que parece ser un centro vacacional. Y reclama que tiene espectativas "de privacidad", aún cuando se encuentra en la terraza del lugar. Y le dice que "si tú no entiendes eso, entonces, pues adiós!".

Ella dirige el celular hacia otro lado y le responde "pues me puede decir entonces qué van a hacer con el País?, porque esto es una falta de respeto". "Perdóname, la falta de respeto es de ustedes, de ti, por unas presunciones que no son correctas, ok?" le dice el exgobernante, y le pregunta el nombre.

Prosigue el intercambio y al hablar sobre las cualidades de un gobernador, él dice que "debe tener talento, saber cómo hacer las cosas". "Ética, valores", riposta ella. "Y los tiene", reclama Rosselló sobre su hijo menor.

"Los tiene, por qué? tú nunca has dicho palabras soeces?", cuestiona él, a lo que la muchacha responde "pero yo no soy gobernadora". 

Rosselló reclamó que su hijo tenía presunción de privacidad en el chat y ella dice "pero mire lo que le pasó".

"Tú puedes pensar lo que tú quieras, él va a seguir haciendo el trabajo para el que fue electo", sostiene Rosselló.

"¿Robando?", cuestiona ella, a lo que él responde "no, dime de dónde tú sacas eso. Estás apuntando que está robando... No, no, no, dime dónde ha salido eso. No ha robado ni un centavo".

Al ser confrontado con el planteamiento de haber favorecido a sus allegados con contratos millonarios, dice "te estoy desmintiendo. La realidad es que no ha hecho ningún acto inmoral ni ningún acto ilegal".

Y negó 'a brazo partido' que su hijo le ayudara a Elías Sánchez y otros allegados a conseguir contratos con el Gobierno que dirige. "No, no", repitió una y otra vez.      

Locations