No se quita del panorama educativo Alexandra Lúgaro

Han sido muchos los atistas, deportistas y políticos, entre otros, que han anunciado su retiro para luego regresar amparados en un “reclamo” popular. ¿Sería ese el caso de Alexandra Lúgaro? En este momento me inclino a pensar que así será, pero solo el tiempo dirá.

Esta semana la ex candidata a la gobernación anunció que no regresa a la política electoral. La primera pregunta que debemos hacernos es ¿Alexandra Lúgaro ha sido consistente en sus posiciones, hace todo lo que dice? La respuesta es que como como una política más, igual a los demás, en diversos asuntos cambia de posición. Por lo tanto, a nadie deberá sorprender que pudiera existir desde ya un libreto para, en el 2024 o 2028 decir que hay un “reclamo del pueblo” y que ella no puede ignorarlo, por lo que termine anunciando alguna candidatura. No tiene que ser a la gobernación. Podría aspirar a una posición que ella entienda tenga garantizada una victoria: legislatura o alcaldía de San Juan.

Desde mi punto de vista Manuel Natal y Alexandra Lúgaro son los dueños y señores del partido Victoria Ciudadana. Allí se hace lo que ellos digan y se habla lo que ellos permitan. Así lo evidenció, por ejemplo, cuando explotó el escándalo del xenofóbico discrimen de Lúgaro y su mamá contra una empleada dominicana que alegó y probó en una demanda que fue discriminada por ambas, una ejecutando el discrimen y la otra permitiéndolo y apoyando la acción discriminatoria. Ninguno de los “líderes” del partido que no fueran Lúgaro y Natal hablaron. Igual ocurrió cuando el escándalo de violencia de género del ex candidato de la colectividad Néstor Duprey. ¿Y qué me dice de cuando Natal decidió dictatorialmente que los que ganaron voto a voto para legisladores municipales de San Juan no iban a ser los legisladores y que serían otros dos que él dijera? Escuchó a alguien de ese partido condenando un atropello a la democracia como ese? ¿Ana Irma Rivera Lacén? ¿Rafael Bernabe? ¿Mariana Nogales? ¿“Betito” Márquez? Si salieron públicamente a denunciar ese acto dictatorial, pues lo dijeron tan bajito que por lo menos yo no lo escuché.

¿Qué ocurrió en las elecciones? Los principales protagonistas del partido Victoria Ciudadana fueron los dos que no prevalecieron, mientras sus súbditos lograron entrar a la legislatura. Para el 2024 es altamente probable que candidatos de Victoria Ciudadana vuelvan a entrar a Cámara y Senado, por lo que, si Natal o Lúgaro desean correr para unos escaños legislativos, es cuestión de hacer lo que hizo Natal en San Juan, obligar a algunos de los actuales legisladores de la colectividad a que salgan con la excusa de que desean regresar a ejercer su profesión, que “cumplieron” su responsabilidad y que no van a aspirar. Nuevamente, eso si Lúgaro y Natal desean.

Como indiqué al principio, el tiempo dirá si es genuina la palabra de que no regresa a la política electoral, o si se trató de alguna estrategia.

Dijo Manuel Natal sobre el anuncio de Lúgaro que ella fue la que cambió “por completo la política puertorriqueña en solo 6 años” y que inspiró a una nueva generación a participar activamente en la política. En el primer argumento no tiene la razón y en el segundo punto coincido con él.

Decir que Alexandra Lúgaro fue la que cambió la política por completo en 6 años solo demuestra la solidez de la autoestima de la pareja, nada más. Decir eso es menospreciar el trabajo que inició en el 2008 Rogelio Figueroa y que siguió en el 2012 el propio Figueroa, Arturo Hernández y Rafael Bernabe. No incluyo al PIP porque este partido ha aspirado en todas las elecciones desde que tengo uso de razón. Quien rompió el hielo de “lo establecido” (tres partidos/candidatos) fue Rogelio Figueroa hablando de lo que nadie hablaba, como candidato, y eso no lo puede borrar Natal ni Lúgaro para autoproclamarse alguna exclusividad o primacía en el cambio de la política puertorriqueña. El comentario suena hasta arrogante y prepotente, algo que no sorprende en él.

Coincido en que Lúgaro inspiró a parte de una generación a participar e interesarse en la política, aunque ese interés también es provocado por las circusntancias que vivimos. Es una mezcla de razones, pero no se le puede quitar a la Lcda. Lúgaro que elaboró y ejecutó una narrativa que deseaba escuchar un sector y los cautivó. Eso, complementado con la seguridad que proyectaba en su comunicación, fuera o no fuera cierto lo que dijera y su carácter fuerte, despertó interés.

Alexandra Lúgaro es joven y dinámica, por lo que no creo que su paso por la política electoral vaya a limitarla a dos elecciones. No avanzó mucho en cantidad de votos de un ciclo a otro. En el 2020 obtuvo poco más de 3,000 votos (+2%) más que en el 2016. En gran ganador de la elección del 2020 fue Juan Dalmau que aumentó la cantidad de votos del PIP en más de un 400% quedando pegadito a Lúgaro en terminos de votos. En el 2016 Lúgaro quedó en un sólido tercer lugar, pero en el 2020 Dalmau casi la envía para el cuarto lugar. La aspiración de Dalmau en el 2024 para la gobernación limita cualquier avance que pudiera tener Alexandra Lúgaro. Como único veo una posibilidad de que haya una amenaza al PNP y PPD para el 2do lugar, a corto plazo, es que Lúgaro y Dalmau se unan, algo que el ego del PIP y de Lúgaro entiendo evitarían.

Si Lúgaro cambia de posición nuevamente y aspira a un puesto electivo en el 2024 o 2028, entiendo sería para la alcaldía de San Juan o la legislatura, no para la gobernación. El tiempo dirá si ella era genuina en su expresión de que no aspiraría o si yo tenía razón.