Arma - Archivo

Imagen Archivo

La mañana del sábado se vio empañada con la noticia de un tirador activo en una sinagoga en Pensilvania. El sospechoso del ataque identificado como Robert Bowers, se le imputan sobre 29 cargos criminales.

Bowers armado con un rifle entró a la Sinagoga ubicada en Pittsburgh y sin mediar palabra abrió fuego contra los feligreses que allí se encontraban.

Como resultado del ataque, murieron 11 personas y 6 fueron heridas.

El atacante enfrenta cargos como, obstrucción de creencias religiosas, homicidio y el uso de un arma con relación a un crimen de odio.

Por su parte el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump se expresó en repudio al ataque.

“Ha sido un horrible tiroteo contra judíos americanos. No debe haber lugar para el antisemitismo en Estados Unidos, ni para ningún otro tipo de prejuicios” expresó Trump en un evento organizado por asociaciones agrícolas en Indiana.

Redacción