Lornna Soto - alcaldesa de Canovanas - Foto suministrada - junio 22 2020

La alcaldesa Lornna Soto envió una propuesta al Departamento de Educación para lograr que varias escuelas que están cerradas puedan ser rentadas por un dólar por el Municipio de Canóvanas ya que representan un alto peligro de seguridad y salud para los vecinos.

La Alcaldesa no descarta pedir mediante recursos legales auxilio al Tribunal para atender esta problemática ya que las escuelas en desuso se han convertido en estorbos públicos que afectan la seguridad y salud del pueblo.

“Muchas de las 300 escuelas públicas que fueron cerradas por la pasada Secretaria de Educación, Julia Keleher hoy son literalmente un estorbo público que han provocado daños significativos a la comunidad por afectar su salud y seguridad. Lamentablemente la ley de estorbos públicos no permite aplicar a los edificios gubernamentales, que de hecho propongo que se enmiende y ofrezca alternativas razonables para atender esta problemática. Además, este abandono les afecta la valorización de sus hogares, entre otros daños. La Junta de Control Fiscal asignó al gobierno muy pocos fondos para mantener estas escuelas cerradas”, señaló la primera mandataria municipal.  

“Ante esta irresistible situación, estaré dando seguimiento a nuestra propuesta presentada con el Secretario de Educación, Dr. Eligio Hernández Pérez para que nos alquile por un dólar mensual estas escuelas que están cerradas con el único fin de proveer servicios a la comunidad. Al mismo tiempo, garantizar la salud y seguridad de mi pueblo. De esta forma el Departamento de Educación se libera del gasto para el mantenimiento, seguros y evita la depreciación de la propiedad, entre otros gastos. De esta forma, el Municipio podría tener la autoridad para poder entrar a esas facilidades a hacerles mejoras y darle utilidad para el beneficio del pueblo”, añadió.

“Estas escuelas cerradas están siendo utilizadas para delinquir, de hospitalillo de drogas, para guardar objetos robados y otras actividades antisociales. En algunos de estos estorbos o edificios un grupo de personas la estaban utilizando para aglomerarse en medio de esta pandemia de COVID-19”, explicó Soto Villanueva, que recordó que la semana pasada tuvo una reunión y una conferencia de prensa con el Secretario del Departamento de Seguridad Pública, Pedro Janer donde se presentó dicha problemática.

Soto Villanueva fue enfática al decir “En aras de unir esfuerzos con la comunidad y de tener mayores garantías para proteger la salud y seguridad de mi pueblo, solicité a nuestra división legal un análisis jurídico ante esta problemática. Por lo que no descartamos pedir -mediante recursos legales- auxilio al Tribunal para atender este problema. Debido a que estas escuelas en desuso ya han causado daño y se han convertido en estorbos públicos que afectan la seguridad y salud del pueblo”

Lornna Soto recordó que “recientemente el Municipio de Canóvanas compró con fondos federales una escuela cerrada para el programa Head Start. Pero las otras que tienen estas características de estorbos públicos no valen la pena comprarlas por la inversión sustancial que se tiene que invertir.”

El edificio aludido que compró al Departamento de Educación Soto dijo “era la Escuela de Parcelas de Campo Rico, adquirida con fondos federales para el Programa Head Start. El proyecto cuenta con cuatro fases: compra de la escuela, destrucción y disposición de esta, diseño y construcción del nuevo centro que equivale a una inversión de $5.5 millones aproximadamente. Esta inversión es cien por ciento federal por lo que el municipio no tuvo que sacar de su presupuesto.”

Por último, Lornna Soto recordó que en el año 2014 dos escuelas fueron traspasadas al municipio -libre de costo- que ahora forman parte del Sistema Educativo Municipal.

Tags