Junta de Control Fiscal- Natalie Jaresko

La Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico anunció que certificó los Planes Fiscales de 10 municipios que forman parte del programa piloto, para aumentar sus ingresos e impulsar medidas de eficiencia operacional.

Los planes fiscales son la ruta hacia la sostenibilidad fiscal, la calidad de vida del pueblo y el crecimiento económico. Trabajar estrechamente para prestar servicios compartidos y controlar costos, mejorar el recaudo de impuestos, maximizar las subvenciones federales y aprovechar las oportunidades de desarrollo empresarial, ayudará a los municipios a mejorar sus finanzas y a atraer crecimiento económico.

“Los 78 municipios enfrentan grandes retos, incluyendo una marcada reducción de la población y un extenso declive económico en todos los sectores del país, que prácticamente ha dejado a los municipios luchando por generar ingresos necesarios para prestar servicios vitales a sus residentes”, afirmó la directora ejecutiva de la Junta de Supervisión, Natalie Jaresko.

“Las medidas incluidas en los planes fiscales abrirán paso a los 10 municipios del

programa piloto para mitigar algunos de estos enormes retos. Ningún municipio puede superar estos desafíos por sí solo, pero sí en colaboración con el Gobierno Central, a fin de identificar nuevos modelos para prestar servicios compartidos y redefinir las responsabilidades de una manera fiscalmente responsable”.

Los municipios que conforman el programa piloto son: Orocovis, Aibonito, Barranquitas, Cidra, Comerío, Villalba, Camuy, Isabela, Quebradillas y San Sebastián.

Se requirió que cada uno incluyera en sus respectivos planes fiscales medidas eficientes de gastos, como acuerdos intermunicipales de servicios compartidos, programas para mejorar y optimizar el recaudo de ingresos locales y esfuerzos de desarrollo económico.

Las medidas claves incluidas en los planes fiscales son:

• Coordinar y cooperar con el Centro de Recaudación de Impuestos Municipales (CRIM) para mejorar el recaudo de impuestos sobre la propiedad.

• Consolidar o compartir servicios municipales con municipios limítrofes en áreas

como: obras públicas e infraestructura, seguridad pública, servicios de la familia,

educación, vivienda, mantenimiento de las carreteras y manejo de desperdicios

sólidos.

• Asociarse con el sector privado, organizaciones no gubernamentales y programas federales para aumentar las subvenciones y otras fuentes de ingresos con el fin de mejorar la sostenibilidad de los programas y eventos municipales.

• Asegurar una inversión eficaz con los fondos para recuperación de desastres.

• Atraer inversiones -a largo plazo- del sector privado en colaboración con Invest Puerto Rico (IPR), Discover Puerto Rico (DPR), PRIDCO y, de esta manera, maximizar el valor de los fondos federales para el desarrollo de la fuerza laboral.

• Evaluar y ajustar los costos de personal.

Los impuestos sobre la propiedad que recauda el CRIM representan la fuente de ingresos más significativa de los municipios. El Plan Fiscal Certificado del CRIM incluye medidas para aumentar los ingresos fiscales ampliando la base de impuestos, en vez de aumentar las tasas de impuestos o introducir nuevas obligaciones tributarias. Las medidas del Plan Fiscal del CRIM incluyen añadir propiedades que no habían pagado impuestos anteriormente y actualizar las tasaciones para que reflejen las mejoras que se han hecho a las propiedades.

A la vez, los municipios tienen que reevaluar cómo administrar más eficientemente los servicios que prestan, incluyendo los que se comparten con otros municipios para ahorrar costos. Si se combinan los servicios de manejo de desperdicios, por ejemplo, los municipios podrían ahorrar el 20% de sus gastos anuales antes de 2022. De esta manera, se elimina la duplicidad de esfuerzos, se comparte infraestructura y se consolidan flotas y mantenimiento.

Asimismo, comprar en grandes cantidades podría ahorrarles a los municipios otro 10% en contrataciones, antes del año fiscal 2025. Además, los municipios deben planificar para reducir sus gastos de personal mientras vayan disminuyendo sus poblaciones.

Es importante resaltar que el Plan Fiscal Certificado del Gobierno de Puerto Rico incluye incentivos financieros para los municipios a fin de consolidar servicios. En ese sentido, asigna $22 millones en cada año fiscal, comenzando en 2021 y terminando en 2025, para que se repartan entre los municipios que hayan finalizado las consolidaciones  de servicios con ahorros comprobados.