Iglesia Catolica - cruz - diciembre 6 2018

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, pidió hoy a los filipinos atacar a la Iglesia Católica y matar sus obispos a los que llamó ''bastardos", señalando también que la mayoría de los sacerdotes son homosexuales.

En un discurso en Manila, Duterte dijo que los obispos católicos "son inútiles" y de inmediato animó a los ciudadanos a matarlos, pese a que en ese pais el 85% de la población profesa el catolicismo.

El mandatario reiteró su exhortación a los filipinos diciendo "a sus obispos, mátenlos. Esos bastardos no sirven para nada. Lo único que hacen es criticar".

Posteriormente, el presidente dijo que la Iglesia Católica es la institución "más hipócrita del mundo" y aseguró que el 90% de sus sacerdotes son homosexuales.