Francisco Chevrés Rivera

El celador de la Autoridad de Energía Eléctrica Francisco Chevrés Rivera, cuya muerte acaparó la atención pública debido a los elementos que rodearon el hallazgo de su cuerpo en la parte posterior de su vehículo, el cual se encontraba en custodia de la Policía, murió por fractura en el cuello, según el informe de autopsia, reveló en primicia por NotiUno 630 el exfiscal Ernie Cabán.

El licenciado Cabán, uno de los panelistas del programa de NotiUno 630 Los Fiscales, dijo al llegar hoy al estudio, que estuvo antes en el Departamento de Justicia, en una reunión relacionada a la investigación sobre el deceso de Chevrés, donde le dieron la información a él y a la familia, a quien ofrece apoyo debido a lazos de amistad. Con él estuvieron Héctor Rivera, quien dirige el Centro de Investigaciones de Bayamón; el fiscal Josué Padilla, encargado de la pesquisa, y el fiscal Obdulio Meléndez, hijo, quien tiene a cargo la investigación administrativa.

“Ellos (los fiscales) entienden que no hubo mano criminal como causa de la muerte, ni hubo algún grado de negligencia”, mencionó el abogado. La Policía fue cuestionada sobre la investigación al vehículo de Chevrés, ya que el cuerpo fue hallado cuatro días después de estar en un cuartel en Bayamón, a donde fue llevado el día del choque. Chevrés chocó contra un árbol, momentos después de despedirse de su hermana, con quien estuvo compartiendo en un negocio.  

Cabán explicó que a raíz del análisis del informe pericial, los ficales cerraron el caso y determinaron que la fractura fue la causa de muerte.

Nos dijeron que Chevrés murió por fractura en el cuello, debido al impacto sufrido en el choque”, dijo Cabán, quien mencionó que la familia no está conforme con las conclusiones.

“No ocurrió un asesinato, muerte por negligencia, no hay mano criminal ni veneno, intoxicacion; fue por el accidente. Se rompió el cuello y eso le causó la muerte. Los familiares no están conformes con el resultado de la investigación”, agregó el letrado. Un can llevado al lugar donde éste chocó y fue encontrada su guagua, caminó desde la guagua hacia el río y luego hacia atrás, hacia la carretera, en señal de que Chevrés se bajó del vehículo tras el choque. 

Cabán mencionó que cuando no hay un testigo ocular y se depende de un informe pericial “siempre quedan lagunas, dudas. Los familiares cuestionaron si hay margen de discreción en cuanto al perito de la Policía”.

Estos pusieron en tela de juicio la teoría de que Chevrés, quien era un hombre alto, de unos seis pies de estatura, y que pesaba más de 225 libras, se desplazara por encima del asiento del conductor y también del asiento posterior hasta llegar a la parte de atrás de la guagua, tipo SUV.

Además, se cuestionó al momento de encontrar el cuerpo que estaba en proceso de descomposición, cómo fue posible que se llevara el vehículo hasta el cuartel sin revisarlo, lo que es un proceso mandatorio, y que el cuerpo nunca fue visto, incluso, cuando la familia fue a buscar una pieza de ropa para que un can de la Policía pudiera realizar un ejercico de búsqueda y rescate en el area donde Chevrés chocó, en un camino rural de Bayamón. Un agente de la Policía fue quien tuvo acceso al vehículo.   

Familiares, notablemente molestos, cuestionaron “por qué vienen a salir los resultados cuatro meses después”. Estos ahora esperarán por el resultado de una autopsia que se realizada a nivel privado por la patóloga forense Yocasta Brugal, quien dirigió el Instituto de Ciencias Forenses en la década de 1980.

Locations