Pelea de gallos
El Senado urgió hoy, al Congreso de Estados Unidos, revertir la prohibición de las peleas de gallo en la Isla así como en los demás territorios de Estados Unidos, luego de que senadores de mayoría y minoría votaron a favor de la Resolución Concurrente de la Cámara 91 de la cual se enviará copia a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, al presidente ‘Pro tempore’ del Senado, Chuck Grasley, y a los congresistas.
 
La reacción de los senadores y representantes locales se produce luego de que el pasado Congreso de mayoría republicana en ambas Cámaras, aprobara la ‘Ley federal de Agricultura y Nutrición’ conocida como ‘Farm Bill’ a la cual el presidente Donald J. Trump estampó su firma en diciembre de 2018.
 
La medida fue enmendada por lo que la Cámara de Representantes local deberá concurrir con las enmiendas antes de enviar la Resolución al Congreso.
 
A finales de enero pasado, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, recibió a centenares de galleros que protestaron contra la legislación federal que prohíbe las peleas de gallo en la Isla.
 
En ese entonces dijo que el compromiso del Senado “es dar la pelea y hacer lo que esté a nuestro alcance… No hay problemas ni soluciones mágicas. Hay compromiso de lucha y deseo de prevalecer. Nosotros vamos pa’ lante con los gallos de pelea y vamos a dar el máximo para que entiendan, aquellos que se oponen, que es nuestra cultura, tradición y que la vamos a defender cueste lo que cueste”. 
 
“No se trata de hacer promesas que no se puedan cumplir, se trata de hacer promesas de dar la lucha con la intención de prevalecer de manera inteligente para que podamos hacer, a los que han presentado este proyecto, recapacitar para que entiendan lo que realmente son las peleas de gallo para nosotros los puertorriqueños y puertorriqueñas”, añadió Rivera Schatz.
 
Por su parte, el vicepresidente del Senado, Larry Seilhamer Rodríguez, opinó en el informe positivo de la medida, que la prohibición de las peleas de gallo “no solo suponen un golpe a nuestra cultura, sino que representa una pérdida para nuestra economía y se perderían empleos directos e indirectos”.
 
El informe positivo de la medida establece, citando la Exposición de Motivos de la misma, que la “transcendental decisión’ de prohibir las peleas de gallo en los territorios de Estados Unidos “sin ni tan siquiera dar paso a la discusión por parte de representantes de la población afectada es otra de las muestras de nuestra condición colonial”
                                                                                                                  
El inicio de la tradición gallística en Puerto Rico comenzó desde la época de dominio español en la Isla. En la actualidad las peleas de gallo son consideradas como un deporte cuya industria genera miles de dólares y es una industria regulada por la ‘Ley de Gallos de Puerto Rico del Nuevo Milenio’ aprobada en el 2007.
 
El Senado aprobó además, las Resoluciones del Senado 979, 984 y los Proyectos de la Cámara 1499, 1626 y la Resolución Conjunta de la Cámara 161.