UPR de Cayey recibe fondos para estudiar cómo lidió la población de edad avanzada con repercusiones del huracán María

Un profesor de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Cayey que enfrentó un proceso administrativo por haber incurrido en una conducta impropia contra una colega a quien luego no se le renovó el contrato, podría encarar un proceso legal, toda vez que la Comisión Especial del Senado de Puerto Rico para Investigar los Protocolos de Hostigamiento y Acoso Sexual aceptó referir el caso al Departamento de Justicia.     

La senadora Zoé Laboy Alvarado, quien preside la Comisión y en cuyas vistas públicas salió a relucir el caso, catalogó como un paso afirmativo en la lucha por erradicar las prácticas de hostigamiento sexual, particularmente en el gobierno, el referido.

“No queremos llegar a conclusiones, sino viabilizar que el caso se investigue con la seriedad que amerita. Las víctimas de hostigamiento sexual no solo sufren dicho agravio, si no que en ocasiones son doblemente victimizadas, al ser penalizadas por los mismos patronos”, expresó Laboy.

De paso, Laboy agradeció al Senado que ayer se incluyera el informe parcial de la Comisión para autorizar el referido al Departamento de Justicia.

El caso se ventiló durante el proceso de vistas públicas que realizó la Comisión en diez de los once recintos que conforman el sistema universitario de la Universidad de Puerto Rico (UPR), como parte de la investigación exhaustiva en torno a las alegaciones de casos de agresiones y hostigamiento sexuales en la UPR, que ordenó la Resolución del Senado 919. 

De acuerdo con la información provista por la profesora del Recinto Universitario de Cayey de la UPR, supuestamente luego de haber presentado una querella contra otro profesor por hostigamiento sexual en el 2017, no se le renovó el contrato que había mantenido en la institución para impartir clases durante los pasados 18 años. 

Según surgió en la vista, aunque el profesor fue disciplinado, él sí continúa dando clases.

La evaluación del caso por parte del Departamento de Justicia permitirá un proceso objetivo y transparente para determinar si se cometió algún delito y, de ser así, el o los remedios que correspondan.

La senadora indicó que surgieron muchas alegaciones de hostigamiento sexual durante el proceso de vistas pero que, lamentablemente la UPR no es donde único se dan casos de hostigamiento sexual.  De ahí, la importancia de la labor que está realizando su comisión y el Senado de Puerto Rico.

“Este proceso no busca incomodar, sino identificar problemas y buscar soluciones. Reitero mi petición a toda persona que sea víctima de dar el paso adelante y denunciarlo.  Mi compromiso ha sido poner acción donde pongo mi palabra, de modo que pueden contar con que daré los pasos para que esa conducta no quede impune”, concluyó Laboy.