El gobernador junto con su esposa y a la comisionada residente Jenniffer González, en Washington.

El gobernador Ricrado Rosselló junto a su esposa Beatriz, y a la comisionada residente Jenniffer González, en Washington.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González Colón, dijo el viernes que pedir perdón es un primer paso de muchos que tiene que dar el gobernador Ricardo Rosselló Nevares, en relación al escándalo que estremece a la Fortaleza al destaparse un chat en la aplicación Telegram en el que insultan a varios funcionarios, políticos y periodistas. 

“Yo creo que esas disculpas deben ir más allá. Debe llamar a las personas a las que se refirió para de esta manera hacer (dar) unas disculpas personales. Cuando hay ese ánimo de reflexión, debe ser hacia la persona a la que se falló”, dijo la comisionada residente a su llegada a La Fortaleza, para reunirse con el gobernador.

“Yo creo que se debe revaluar a todo el personal que asiste al gobernador y que estuvieron con él en ese chat. Yo creo que 'se cae de la mata'", dijo y cuestionó que "personas que se supone que estaban para ayudar al gobernador y proteger al gobernador en el desempeño de su función sean los primeros que provoquen este tipo de cosas”.

Inquirida sobre qué acción concreta tomará con el publicista Carlos Bermúdez Urbina, quien formaba parte del chat como asesorar del gobernador y también mantiene contratos con ella, González Colón contestó que “en su momento. Esto acaba de pasar y yo también voy a revaluar a todo mi personal”. 

“De hecho, él participó en ese chat mientas se burlaban de usted”, se le cuestionó.

“Yo no he visto todavía, pero el día que lo vea reaccionaré con la misma energía y el mismo rechazo. Por eso creo que las disculpas deben ser personales, no a quien se sienta ofendido. Y uno no se disculpa por un texto”, contestó la expresidenta de la Cámara de Representantes.

En sus excusas escritaspublicadas en sus cuentas de las redes sociales, Bermúdez Urbina pidió perdón "a cualquier persona que pudo haber ofendido".

Según la comisionada, tiene que darse además una auditoría en las agencias estatales que manejan fondos federales, revisar todos los contratos, nombrar un comité externo para revisar los contratos con fondos federales, entre otros asuntos.

El asunto del chat trascendió cuando también agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) arrestaron a la excontratista del Departamento de Educación Julia Keleher y a la exdirectora ejecutiva de la Administración de Asuntos de salus, Ángela Dávila, así como a contratistas y un cabildero que se lucraron de fondos federales asignados para estudiantes y personas de bajos ingresos que dependen del pan de salud del Gobierno.