Ricardo Rossello saluda en actividad

Al ser cuestionado por periodistas sobre por qué no ofreció, desde el principio, los datos sobre la reunión en la Mansión Ejecutiva con su hermano, Jay Rosselló Nevares, Julia Keleher y personal del Center for Education Reform (CER), el gobernador Ricardo Rosselló amplió hoy, la versión de los hechos y aseguró que lo hizo buscando "mejorar la calidad educativa".

“Es una reunión que se llevó a cabo informativa. ¿Por qué llega eso? En octubre de 2018 yo fui, entre otros lugares, a Miami a varios foros, en este foro fue de una organización sin fines de lucro que fue Center for Education Reform. En ese foro yo solicité que ante (la creación de) la ley 85 de Educación, queríamos que vieran a Puerto Rico como un destino para que los mejores que pudieran ofrecer mejor grado de calidad educativa pudieran llegar a Puerto Rico. Y les dije, y lo digo aquí, yo he solicitado eso y he promovido esa ley en todas las jurisdicciones y en donde sea que voy”, relató el gobernador, en conferencia de prensa.

Y agregó que como “paso siguiente, se hace una reunión con la directora para, y establezco bien claro, establecer el proceso reglamentario para establecer las charters. La ley estaba clara porque ya se había divulgado y ya la tenían. Pero, no tenían el conocimiento de antemano de cuáles eran los procesos reglamentarios -bastante riguroso, déjame decir- para poder obtener charters”.

“Esa reunión se estableció para ello con el objetivo de que se pudiese divulgar a través de todo Estados Unidos o otras jurisdicciones, cuál es el proceso en Puerto Rico”, dijo el mandatario.

Asimismo, reiteró que dicha reunión no era para adjudicar escuelas para convertirlas en escuelas alianza o charter.

“De ninguna manera, eso era para adjudicar charters. Eso tiene su proceso”, dijo Rosselló Nevares.

Mientras el mandatario estuvo en un viaje en España las pasadas semanas, se conoció sobre el rol que presenta su hermano Jay en el asunto, pues el bufete Hogan, Marren, Babbo & Rose, LTD (HMBR), tenía contratos con el Departamento de Educación.

El gobernador, en ese entonces, dijo que su hermano solo hacía trabajos como traductor, versión que fue desmentida por el propio hermano del mandatario al asegurar, en declaraciones escritas, que participó en los borradores de lo que se convirtió en la Reforma Educativa.

Jay Rosselló también era el representante legal del Center for Education Reform.

“Yo con mucho gusto cuando me hacen las preguntas de un sinnúmero de eventos y (e) interacciones que yo tengo, yo las contesto pero, tratar de imputar algo que simplemente no había conflicto de interés (intereses), no había problema. Creo que desvía la atención de la narrativa correcta”, dijo el gobernador.

Jay Rosselló también dio una explicación sobre su colaboración con el contrato que contrajo el bufete de abogados para el que trabaja y el Departamento de Educación (DE).

“Quiero dejar claro que decir o insinuar cualquier irregularidad con respecto a mi participación en este asunto, es simplemente falso, malicioso y difamatorio, y expone a acciones legales a quienes insistan en así hacerlo”, dijo el abogado en la única declaración escrita que hará sobre el tema circulada la noche del domingo.

La reacción surgió varios días después que medios de comunicación divulgaran información que alegaban que el hermano del mandatario habría tenido contratos con el DE.

“No tengo, y nunca he tenido, contratos con el Departamento de Educación o cualquier otro departamento, agencia o entidad del Gobierno de Puerto Rico”, agregó.