Esa era una de las consignas de los manifestantes que se reunieron en una improvisada protesta en el aeropuerto Luis Muñoz Marín, para confrontar al gobernador Ricardo Rosselló tras su apresurado regreso a la Isla, luego de unas controversiales vacaciones en Francia que incluían una travesía en un barco crucero.

Corrupto, homofóbico, agresor, machista... esos fueron algunos de los adjetivos utilizados por los hombres y mujeres en el aeropuerto, para demostrar su descontento con los arrestos de exfuncionarios y contratistas por corrupción.

Mostraban además, su disgusto por las filtraciones más recientes del chat de Telegram del gobernador con sus funcionarios más allegados donde éste hacia expresiones machistas y misógenas y en que el Primer Ejecutivo usó lenguaje soez contra la consejal puertorriqueña de Nueva York Melissa Mark Viverito.

Una de las manifestantes hizo un llamado a seguir las protestas contra la administración Rosselló por los esquemas de corrupción destapados en fechas recientes por el FBI y las muertes innecesarias tras el paso del huracán María.

Durante la protesta se le pidió la renuncia al mandatario, que no dio cara a los manifestantes.

Con los detalles, Jackeline Del Toro