Aida Diaz - presidenta Asociacion de Maestros - Foto captura de pantalla - junio 3 2019

La presidenta de la Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR), Aida Díaz rechazó el jueves las alegaciones de un supuesto conflicto de interés por los contratos que la compañía de tutorías de su esposo, Eusebio Rodríguez ha tenido con el Departamento de Educación (DE).

“Los enemigos míos gratuitos siempre han estado detrás de esto… No hay nada que esconder. Somos ciudadanos comunes y corrientes que tenemos nuestra vida. ¿O es que yo para que mi esposo pueda trabajar, tengo que divorciarme o dejar la Asociación? ¿Eso es lo que quieren? La Asociación es mi vida y la de él es la educación”, dijo Díaz.

Informes de prensa señalan que la compañía Iniciativa para el Desarrollo Educativo y de Aprendizaje (IDEA), propiedad del esposo Díaz, ha tenido 12 contratos con el DE desde el 2011 que ascienden a cerca de 4.7 millones de dólares que provienen de fondos federales.

“Para nada (hay un conflicto de interés). Jamás ni nunca. Si no, no estuviera demandándolos a cada rato ni criticándolos. ¿Cuánto critiqué a Keleher?, si dicen que salió (del DE) por mi culpa. Yo no tengo que ver con esa empresa. Él corre su compañía. Yo hago mi trabajo, lo que tengo que hacer”, reiteró Díaz.

Alegó que la empresa de su esposo, quien tiene una maestría en educación y es especialista en currículo, fue creada en 2010 y que previo a eso había fundado un colegio que fue vendido cuando se casaron para despejar conflictos al ser Díaz representante de los maestros de las escuelas públicas.

“En su compañía, que la corre con su hijo, someten propuestas a distintas empresas y entidades. En Educación se han ganado a través de los años propuestas para dar tutorías que son propuestas competitivas. No es una propuesta donde esos millones vayan a su bolsillo. A ellos se le asigna un salario de 2 mil o 4 mil dólares mensuales y eso es lo que reciben”, detalló Díaz.

Asimismo, las publicaciones periodísticas alegan que el último contrato entre la IDEA y el DE se dio entre el 11 de enero y el 16 de julio pasado, bajo la secretaría de la exsecretaria del DE, Julia Keleher, por un total de 255,536 dólares.

“Lo que pasa es que ella (Keleher) no es la que evalúa las propuestas ni la que aprueba las propuestas. Esas propuestas tienen que ir con un grupo de personas que someten sus propuestas y se contratan maestros y otras propuestas para que las evalúen. Son ciegas; no pueden tener el nombre de la persona ni de la compañía. Ellos aprueban y al final la firma el secretario de Educación. Estoy segura que ella (Keleher) no sabe ni quien es mi marido, ni que firmó esa propuesta”, explicó.

La líder magisterial además alegó que la AMPR no representa a ninguno de los empleados de la empresa de su esposo, pues no son empleados del DE.