Torre UPR

En  relación a las denuncias de acoso y agresión sexual en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, surgidas durante la Asamblea General de Estudiantes realizada este miércoles 6 de febrero, el rector interino del campus, Luis A. Ferrao Delgado, reiteró nuevamente el 'apego riguroso' a la política institucional de cero tolerancia ante cualquier acto de esta naturaleza, como parte del compromiso absoluto de proteger la integridad física, emocional y moral de todos y cada uno de los miembros de la comunidad universitaria.

“Una vez más reitero la proactividad que se ha observado en el manejo de este tipo de situaciones, como bien lo demuestra la campaña de prevención y orientación contra la violencia sexual ofrecido durante el pasado semestre, que continuará durante el que está en curso, y que incluyó una demostración de defensa personal”, dijo el Dr. Ferrao.

“Estamos conscientes de que lo ideal es que no haya un solo caso de violencia sexual, no solo en el Recinto, sino en el País. Esta realidad la estamos atendiendo con toda la prioridad, urgencia y compromiso que su seriedad merece”.

Asimismo, el doctor Ferrao añadió que “en nuestro Recinto atendemos con un celo extremo este tipo de incidentes, mientras observamos los más rigurosos protocolos para proteger la privacidad de quienes se ven inmersos en estos procesos. Como Rector Interino del recinto riopedrense de la principal institución educativa de Puerto Rico, reitero nuestro compromiso con la observación estricta de este credo institucional”.

Denuncias contra profesores

Más temprano, la senadora Zoé Laboy denunció en la Resolución del Senado 919, que se le han acercado estudiantes de la UPR para exponer que han recibido acercamientos inadecuados por parte de profesores de varios recintos de la universidad, según un comunicado de prensa de la Cámara Alta.

"Estos tipos de actos sexuales que han sido reportados por diversos medios noticiosos a los que se suman otros informados a la oficina de la senadora Laboy Alvarado son contrario a la política contra la discriminación y hostigamiento sexual de la UPR, ya que dicho centro docente estableció por escrito que "no permitirá el hostigamiento sexual, independientemente de la jerarquía o posición de las personas que puedan estar involucradas", dijo

Y recuerda que de ser así, no se estarían cumpliendo las disposiciones legales de la ley de Hostigamiento Sexual en el Empleo del 1988.

"Los delitos de agresión sexual y hostigamiento sexual son actos repudiables que atentan contra la dignidad y la integridad física de las víctimas. Una gran parte de las víctimas de estos delitos optan por no querellarse por temor a ser humilladas y que se tomen represalias en su contra. La UPR debe ser un centro de crecimiento académico y profesional que provea un ambiente seguro y de respeto para la comunidad estudiantil como el personal docente y no docente", opinó la autora de la medida.