Como parte de la conmemoración del Día del Celador, integrantes de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) celebraron un acto ecuménico frente al Hospital Industrial en Centro Médico para pedir por la salud y pronta recuperación de Héctor O’Neill Vázquez, el celador de líneas que recibió una descarga eléctrica en las pasadas semanas.

“Estamos hoy aquí conmemorando el Día del Celador de líneas, reconociendo el trabajado de cada uno de los celadores  y uniéndonos en solidaridad y oración por la salud del compañero O’Neill, quien sufrió un terrible accidente mientras cumplía con su labor. Pero también, estamos aquí para pedir mejores condiciones de trabajo para quienes día a día se esfuerzan por levantar el país y quienes no tienen una licencia por accidente que los respalde en momentos como este ” expresó Ángel Figueroa Jaramillo, presidente de la UTIER.

El acto ecuménico comenzó a las 11:30 de la mañana y contó con la participación del Padre Olmo, párroco de la Parroquia Santa Clara en Carolina, y el reverendo Carmelo Rosado, quienes se unieron en oración para pedir por la salud del celador O’Neill y por las situaciones que atraviesa el País.

“Estamos aquí reunidos para pedir por salud, no solo para quien está en la cama del hospital, sino también pedimos que esta bendición y petición de salud se extienda para los compañeros de trabajo y sobretodo que hay salud para el País” exclamó el reverendo Rosado, en su oración.

Como parte del acto de solidaridad también se dirigió a los presentes Hipólito González, celador de líneas quien tuvo un accidente similar al de O’Neill, hace 6 años mientras trabajaba en la reparación de una línea de 13, 200 voltios.

“Yo siempre llevo mi testimonio de cuando tuve un contacto con la línea que reparaba, un contacto donde perdí de inmediato mi mano izquierda. Siempre voy a las técnicas y hablo de mi experiencia, le digo a los compañeros que lo más importante es la vida, que somos trabajadores no máquinas. Yo estuve 6 meses en el hospital, Dios estuvo cuidándome y yo quiero pedir oración por (Héctor) Yamar. Yo sé lo que le está ocurriendo porque yo lo viví; yo solo pido oración por él” expresó González, entre sollozos.

Para culminar la actividad, los celadores de la Técnica de Monacillos reconocieron a Héctor O’Neill Vázquez como el Celador del Año de dicha técnica. Harán una ceremonia privada para hacerle llegar el reconocimiento.

O’Neill Vázquez se accidentó el pasado 25 de enero, cuando recibió una descarga eléctrica mientras reparaba una línea de 13, 200 voltios, en Cupey.

Locations