Gob y otros llegan a Ceiba

El gobernador Ricardo Rosselló se lavó las manos como Pilatos en cuanto a problemas de corrupción hoy, y sostuvo que su Administración no está directamente ligada a las repetidas denuncias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre mala administración y corrupción en el Gobierno de Puerto Rico.

“Sé que se han hecho alegaciones. Esas alegaciones miran hacia el pasado. Inclusive previo a nuestra administración surge lo que ha detallado la Casa Blanca. Nosotros lo que tenemos es un compromiso de cambio ante ellos”, dijo Rosselló, a preguntas de la prensa.

Cuestionado sobre cómo cambiará la estrategia en su Administración para liberar la percepción de corrupción en el Gobierno actual, Rosselló contestó que “la estrategia es la que siempre hemos llevado. Nosotros tenemos cero tolerancia ante la corrupción”.

“Aquí hay una vara y solamente una vara. Y si alguien le falla al pueblo pues, que le caiga todo el peso de la ley”, añadió.

“De la misma forma tienen que llevarse los procesos como Dios manda. Los procesos, para eso es que están esos mecanismos porque sería adjudicar culpas y ya, y nos vamos. El mensaje es claro, en mi Administración no importa quién sea, cómo sea y cuándo sea, el que le falle al pueblo de Puerto Rico y lo haga por corrupción, que sepa que nosotros le vamos a caer con todo el peso de la ley”, insistió.

La Casa Blanca emitió recientemente una comunicación en la que alude que el Gobierno posee un “extenso historial de mala administración y corrupción”, esto, a juicio del presidente en torno al desembolso de los fondos de recuperación.