AEE factura

El Instituto de Economía Energética Análisis Financiero (IEEFA por sus siglas en inglés) advirtió que el proceso de privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) no propicia la competitividad y por ende, tampoco una tarifa baja o moderada.

Sus integrantes indicaron que durante una vista pública de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la discusión de lo que sería un mercado eléctrico competitivo se mantuvo vaga, junto con detalles de cualquier beneficio que esto aportaría a los clientes de electricidad de la Isla.

“Ubicar el actual proceso de privatización como uno de mercado competitivo, como algunos han alegado, es completamente engañoso. La privatización contemplada por la Ley de Puerto Rico 120-2018 establecerá un conjunto de contratos a largo plazo para la generación de energía y una única concesión para el funcionamiento de los activos de transmisión y distribución de AEE. Los precios de la energía se establecerán por contrato, no por un mercado. En tal situación, si la AEE permaneciera como propietaria de la generación (que no está contemplado en la ley 120), sería necesaria la supervisión para garantizar que la utilidad no estuviera utilizando preferentemente sus propias unidades a expensas de generadores independientes, pero este tipo de supervisión no requeriría un mercado”, indicaron en declaraciones escritas.

Asimismo, explicaron que en el territorio continental de los Estados Unidos, el término “mercado eléctrico competitivo” puede referirse a los mercados mayoristas de electricidad en los que los generadores ofertan a su generación en un mercado y las plantas de menor costo se despachan primero; y/o a la libre selección, en la que los consumidores de electricidad eligen entre los proveedores de energía competidores que compran la generación en un mercado mayorista.

“El establecimiento de un mercado energético a nivel mayorista y/o minorista en Puerto Rico añadiría una capa adicional de complejidad administrativa y gastos en un sistema ya roto mientras no hace nada para cumplir con los objetivos de política energética de Puerto Rico ni derribar las altas tarifas de electricidad”, advirtieron.

En cuanto a la libre selección, reiteraron que según dijeron el mes pasado en una declaración conjunta a la Oficina de Energía de Puerto Rico, “las experiencias de los estados con proveedores minoristas de electricidad a clientes residenciales demuestran abrumadoramente que muchas empresas de servicios energéticos se dedican a precios predatorios, ofertas engañosas y protecciones inadecuadas, especialmente al comercializar a clientes de bajos ingresos”.

Señalaron que no hay absolutamente ninguna evidencia de que la implementación de la libre selección baje las tarifas de electricidad en Puerto Rico y que la idea de implementar un mercado energético a nivel mayorista también tiene poco sentido para Puerto Rico (incluso dejando de lado la cuestión mencionada en los contratos de privatización a largo plazo).

Indicaron que en Estados Unidos continental se establecieron mercados de electricidad al por mayor para aprovechar las eficiencias económicas derivadas de la integración de múltiples sistemas de generación de servicios públicos en un mercado único. Esto permitió el envío económico de unidades generadoras a través de una amplia región geográfica, resultando en menores costos.

“Sin embargo, esta ventaja geográfica no es aplicable a Puerto Rico, que sería más de 10 veces más pequeño que incluso el mercado de electricidad más pequeño de los Estados Unidos y que no tiene capacidad para integrarse a un mercado más amplio. Nuestra declaración al Negociado de Energía de Puerto Rico explica en detalle por qué creemos que un mercado mayorista de energía no sería necesario para mejorar la eficiencia de la flota de generación de Puerto Rico ni para incentivar la nueva generación – por lo tanto, no sería un mecanismo eficaz para reducir los costos”, alegaron.

Mencionaron que en Texas, propuesto en la vista congresional como un modelo potencial para Puerto Rico debido a su mercado competitivo de electricidad, los precios son de hecho mucho más bajos que en Puerto Rico. Esto se deriva en gran parte de la mezcla de generación de energía del estado: Texas construyó nuevas líneas de transmisión específicamente para llevar al mercado la energía de bajo costo de viento desde el oeste y el norte de Texas.

“Es difícil imaginar un fenómeno comparable que ocurra en Puerto Rico”, señalaron.

Por otra parte, acotaron que facilitar a los clientes de electricidad la autogeneración de su propio poder, un objetivo de la nueva política de electricidad de Puerto Rico, no requiere el establecimiento de un mercado mayorista de electricidad. En efecto, los mercados energéticos mayoristas de los Estados Unidos evolucionaron para gestionar el despacho de centrales eléctricas centralizadas en grandes regiones geográficas, no para promover la generación descentralizada.

“Si Puerto Rico quiere mirar a los Estados Unidos para obtener orientación sobre cómo cumplir con sus objetivos de política energética, el ejemplo más adecuado no sería Texas sino Hawái. Hawái no tiene ni un mercado de electricidad mayorista ni la libre selección de proveedores de energía, pero uno de cada tres hogares genera su propia energía vía techos solares. Puerto Rico podría igualmente transformar su sistema eléctrico y avanzar hacia la energía descentralizada sin el gasto añadido y la carga administrativa de un mercado mayorista o la libre selección”, finalizaron.

Locations