UPR - Junta de Retiro - conferencia de prensa - Foto suministrada - noviembre 16 2021

El presidente de la Junta de Retiro de la Universidad de Puerto Rico (JR-UPR), Luis Vicenty Santini, junto a otros miembros del organismo que lleva las riendas del Sistema de Retiro de los trabajadores activos y retirados del primer centro docente del país, denunció el martes, que la Administración Central y la Junta de Gobierno de la institución académica no han sido diligentes en proveer información necesaria para brindar a los 19,000 miembros del sistema los servicios esenciales de forma correcta y a tiempo.

“De igual forma, el Sistema de Retiro ha visto como se entorpece el proceso de reclutamiento de unos 21 puestos de trabajo necesarios para normalizar los servicios ofrecidos a los participantes, que se han visto afectados y retrasados por la falta de personal y los estragos de la pandemia. Sin información completa y libre de errores, el Sistema no puede procesar a tiempo las solicitudes de pensiones, los préstamos personales y los préstamos hipotecarios. Tampoco es posible certificar a tiempo el saldo de dichos préstamos. Otros servicios importantes también se afectan. Durante varios años, los empleados del Sistema han tenido que hacer ‘de tripas corazones’ para cumplir con sus responsabilidades hacia nuestros participantes. Esta situación de falta de información completa y correcta se ha extendido por más de dos años”, destacó Vicenty Santini.

El presidente de la JR-UPR señaló también que “otro aspecto de vital importancia para el Sistema es la creación de 21 nuevas plazas, las cuales permitirán que se presten los servicios con mayor agilidad. A pesar de que Junta de Retiro solicitó estas plazas hace más de cuatro meses, no se ha recibido respuesta alguna de parte de la Administración Central y la Junta de Gobierno. La inacción de estos organismos de la alta gerencia universitaria está obstaculizando los planes de la Junta de Retiro, la cual, desde que asumió la fiducia del Sistema, se ha propuesto mejorar y agilizar los servicios a los empleados activos y retirados de la UPR”.

Por su parte, el profesor José González Taboada, catedrático del Departamento de Contabilidad y miembro de la Junta de Retiro en representación de los miembros docentes del Recinto de Río Piedras, expresó honda preocupación por lo que parece ser la intención de la Junta de Gobierno de reducir la aportación patronal al Sistema.

“Sin una aportación patronal adecuada, el Sistema corre el riesgo de colapsar. Es lamentable que la Junta de Gobierno se niegue a reconocer que debe cumplir con la aportación anual de 160 millones de dólares al Sistema de Retiro que le corresponde realizar este año y muestre total falta de interés de tener una política clara para atender la amortización a su deuda actuarial con el Sistema de Retiro”, dijo González Taboada.

El catedrático añadió que “la JR-UPR ha recomendado desde hace tiempo que se realicen las aportaciones aconsejadas por el actuario y que se amortice la deuda actuarial cerrada a 30 años. Esto permitiría, junto a otros ajustes importantes, garantizar la permanencia del Plan de Beneficios Definidos, asegurar la solvencia del Fideicomiso de Retiro, proteger el pago de las pensiones presentes y futuras y contribuir a mejorar positivamente la estabilidad económica futura de la UPR. “Sin embargo, la Junta de Gobierno sigue con las mismas acciones que mantiene desde el 2017, llevando a nuestro sistema por el peor camino”, afirmó.

Los líderes de la Junta de Retiro exhortaron a la comunidad universitaria a que le exijan a la Junta de Gobierno de la UPR que divulgue la información que han solicitado.