Carmen Yulin Cruz - con ropa de militar - Captura CNN - mayo 2 2019

Foto: Captura CNN

Son muchos los independentistas que han expresado que en la Isla nunca les han brindado la oportunidad de administrar la cosa pública para demostrar que son distintos a los penepés y los populares. 

Lo más parecido al gobierno central, en tamaño y complejidad, es el Municipio de San Juan, y por los pasados 8 años ha sido administrado por una líder política independentista. ¿Resultado? Igual o peor que lo que se le señala a los populares  y penepés, con toda razón. No es que los penepés y los populares son buenísimos administrando los resursos del pueblo. El punto es que la izquierda no es necesariamente la panacea de la administración pública. Pueden ser igual de malos. Obviamente, hay buenos administradores penepés, populares y también en la izquierda tiene que haberlos. Pero de los tres que recuerdo en tiempos modernos, en tres turnos al bate, dos se han ponchado.  

Aníbal Acevedo Vilá, cuando fue gobernador, le brindó la oportunidad a Hiram Meléndez, exrepresentante del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), de dirigir la  Administración de Compensaciones por Accidentes Automovilísticos (ACAA). Terminó acusado con cargos por negligencia y delitos graves. Esto por darse vida de lujo, comiendo en finos restaurantes y viajando, con fondos públicos. Incluso parte de los señalamientos era que solicitaba reembolsos a la agencia hasta por lo que no tenía que ver con la misma. Terminó declarándose culpable. 

Luego, Alejandro García Padilla, nombró secretario del Departamento del Trabajo a Vance Thomas. Este fue en varias ocasiones candidato del PIP a la alcaldía de San Juan. Irónicamente el PIP le votó en contra para el Departamento del Trabajo, pero pasó su tiempo en la agencia sin escándalos ni controversias. Salió limpio. 

Ahora bien, de lo que ha trascendido sobre la situación financiera y administrativa del Municipio de San Juan bajo el mando de la alcaldesa Carmen Yulín Cruz no es sorpresa, al menos para mí. El municipio le debe, bajo la incumbencia de la alcaldesa una vela a cada santo, según ha trascendido. Hasta sus camaradas en el sindicato que le pagó parte de la campaña política a cambio de que le sindicalizara los empleados del municipio, terminó en disputa con ella. 

¿Porqué debe sorprender? Fue una alcaldesa ausente todo este cuatrenio. Lo dijo Rafael Jaume, exvicealcalde de San Juan bajo la incumbencia de Cruz, que antes de juramentar su segundo mandato, la alcaldesa ya había expresado que la capital no era su interés primordial y que tenía otras aspiraciones.  

San Juan se fue cayendo en cantos, mientras la alcaldesa se paseaba por la estadidad dando discursos, recibiendo “reconocimientos” y codeándose con la política que tanto critica. Tiene derecho a ello y a la contradicción también. Carmen Yulín Cruz le hizo un pésimo favor la idea de que con las izquierda nos puede ir mejor. De nuevo, no estoy indicando que no haya líderes independentistas que pueden tener la capacidad de hacer las cosas bien. Esa capacidad no la define si el líder es independentista, estadolibrista o estadista. En todos los sectores hay personas capacitadas, pero Carmen Yulín Cruz fue la peor carta de presentación de los independentistas para hacer entender al pueblo que pueden administrar bien. 

Usted puede decir que la izquierda en Puerto Rico jamás ha tenido tanta controversia o escándalos como los penepés y los populares. Y es cierto, pero no es menos cierto que probablemente sea porque el pueblo no les ha dado la misma oportunidad de administrar.