Salon de clases - febrero 20 2019

Tremendo bajón fue lo que dió la matricula de estudiantes del sistema público del país, según anunció ayer el propio secretario del Departamento de Educación, Eligio Hernández. Según las cifras de la agencia, de 307,281estudiantes que se matricularon en año pasado, bajó a 294,535 en este, lo que representa un 4% o 12,746 estudiantes menos.

Aunque parezca un chiste, pero para dramatizarlo y ponerlo en perspectiva, imagine un Coliseo de Puerto Rico totalmente lleno y de momento verlo completamente vacío. Viéndolo así, ¿le parece poco? 

Esto nos lleva a las consecuencias y qué debemos hacer. ¿Podemos controlar el éxodo de puertorriqueños? ¿Pueden Doña Aida, Emilio Nieves y otros líderes sindicales de la agencia decir hoy en NotiUno 630 “no se vayan que esto lo arreglamos en uno o dos años” y la gente deja de irse por arte de magia? Eso no ocurre así. La situación en la isla no va a cambiar a corto ni mediano plazo, por lo tanto, tenemos que prepararnos. 

Si cada vez hay menos estudiantes, ¿como es posible que aún haya sectores que pretandan mantener la misma cantidad de escuelas? Entiendo suene romántico y poético los estribillos de que se atenta contra la educación y que lo que quieren es hacerle daño a nuestros niños, pero eso solo es la causa para mantener una guerra permanente contra todos los gobiernos. Hay organizaciones que justifican su vigencia mantiendo este tipo de guerrilla y la montarán hasta si le ponen una media salchicha menos a un estudiante en el almuerzo del comedor escolar.

Sin duda el gobierno no es un negocio, pero nos guste o no, hay conceptos que deben aplicarse más o menos igual en ambos sectores porque las consecuencias, si no se hace, son las mismas, y cuidado si peores en el sector público. Si sigue bajando y bajando la cantidad de estudiantes, ¿como mantenemos la misma cantidad de escuelas?, ¿cómo distribuímos menos dinero en más planteles? ¿No sería mejor redistribuir la cantidad de estudiantes en una cantidad de planteles razonables, que es lo que se ha estado planteando y ejecutando? ¡Ah! ¿Que se pudo haber hecho mejor pensado? Sin duda alguna, pero es que la lucha de las organizaciones sindicales no es la forma, es que no se haga algo y punto. 

Yo apuesto que si algún líder sindical confronta problemas financieros en el plano personal, reajusta sus gastos y modifica su organización financiera cortando de aquí y de allá porque si no, “se lo lleva pateco”. ¿Y usted cree que el gobierno tiene una protección divina que evitaría le pase lo mismo?... ¿si mantiene los mismos gastos con menos y menos recursos?

Formamos un reperpero porque después del huracán hubo que acomodar estudiantes en unos vagones. Volvieron a caerle arrriba al gobierno, a montar la nueva guerrilla. Pero no decían que, en terminos generales esos salones en vagones estaban en mejores condiciones que miles de salones en los planteles escolares.

Alex Delgado - columna - menos estudiantes mas escuelas - mayo 20 2019

Si hay algo que tenemos que aceptar, y siempre lo he hecho, es que el gobierno, en muchas ocasiones, implanta las cosas de una manera incorrecta, pero tampoco podemos adjudicar que el 100% de las acciones del gobierno lo son. Lo único correcto, para estos grupos, que hace el gobierno es firmarle los convenios colectivos que ellos quieren. Y cuando el gobierno lo hace, no lo reconocen como algo positivo del gobierno.

Retomando el tema de la baja en la matrícula y el cierre de escuelas, es un mal necesario. Ahora, eso de que se atenta contra la educación de nuestros niños son cantos de sirena. Con lo único que atenta el cierre de escuelas es con el “comfort zone”, la comodidad, en la inmensa mayoría de los casos. Mi mamá viajaba del barrio Paso Palmas de Utuado al pueblo de Jayuya (que quedaba más cerca que el de Utuado) a estudiar, cuando las carreteras no eran como las de hoy. En Jayuya hay una sola escuela superior. Si nos dejamos llevar por la teoría de estos grupos, allí se está atentando contra la educación porque no hay una “high” en cada barrio, especialmente en los distantes, ¿no? 

Señores, el cierre de escuelas, proporcional a la cantidad de estudiantes, no es dejarlos sin educación… es moverlos de un plantel a otro y allí reciben el pan de la enseñanza. ¿Que se puede hacer de una forma mejor de lo que se ha hecho? ¡Estipulado! Entonces ayudemos al gobierno a delinear una mejor forma de hacerlo, en lugar de sentarse en la banca de la esquina a hacer lo que parece es lo único que saben: criticar.