FEMA - marzo 1 2019

Luego de una réplica ocurrida el 2 de mayo que dañó edificios y desplazó a decenas de residentes, FEMA ha reabierto el periodo del incidente por desastre del terremoto en Puerto Rico.

La acción significa que las personas y estructuras afectadas por la actividad sísmica reciente, podrían ser elegibles para recibir asistencia por desastre de FEMA.

"Nadie puede predecir exactamente sí o cuándo se sentirá otra gran réplica en el sur", dijo el coordinador federal Alex Amparo. “Dado que los expertos creen que esta serie de terremotos es parte del mismo evento sísmico y podría continuar, tiene sentido dejar abierto el período del incidente por el momento. FEMA mantiene su compromiso para apoyar al gobierno de Puerto Rico y las continuas necesidades de recuperación".

El período inicial del incidente comenzó con un terremoto el 28 de diciembre, seguido de un fuerte temblor principal de magnitud 6.4 el 7 de enero y una serie de réplicas. Se declaró un desastre presidencial el 16 de enero.

Sin embargo, varios terremotos fuertes centrados a lo largo de la costa sur de la isla se sintieron el 2 de mayo, incluido uno de magnitud 5.4.

A medida que se recopilan y evalúan los daños causados por los terremotos del 2 de mayo en Puerto Rico, FEMA enmendó hoy el período de incidentes para abarcar la serie de temblores que comenzaron el 28 de diciembre del 2019, y continúan.

Los daños son significativos y han afectado gravemente a edificios ya vulnerables, particularmente en la zona de Ponce, donde algunos edificios históricos fueron destruidos. El coliseo, la alcaldía y los edificios de servicios administrativos sufrieron daños.

"En un momento en que los puertorriqueños son más necesitados, la flexibilidad del período del incidente de FEMA es un gran alivio para muchas familias que luchan por recuperarse de los estragos de los terremotos y COVID-19. Agradecemos a FEMA y al gobierno federal por el apoyo que el pueblo de Puerto Rico continuará recibiendo”, dijo el director ejecutivo de COR3, Ottmar Chávez.

La seguridad y la salud pública son de suma importancia, especialmente durante la actual pandemia COVID-19. FEMA y el Gobierno de Puerto Rico continuarán trabajando con nuestros colaboradores para responder a las necesidades de los sobrevivientes que fueron desplazados de sus hogares o afectados por los terremotos.