Mallete - diciembre 19 2018

Increíble pero cierto. Y es que una mujer del sur de Florida, que decía ser "pitonisa", fue condenada a tres años y cuatro meses de prisión por cobrar 1.6 millones de dólares a una mujer de Texas para retirar una maldición a su familia.

Según la información, Uwanawich se ganó la confianza de una mujer y la convenció de que había una maldición sobre ella y su familia. La estafadora afirmó que necesitaba grandes cantidades dinero para cristales y velas necesarios en meditaciones que alejarían la maldición. Sin embargo, el fraude terminó en el año 2014 cuando Uwanawich admitió ante la víctima que no había ninguna maldición. 

Según registros judiciales, anteriormente la "pitonisa" se había declarado culpable de fraude. En este caso el juez le ordenó que debe pagar una compensación.