George Floyd - mayo 29 2020

La abusiva y viciosa muerte de George Floyd en Minneapolis, durante una intervención policíaca, ha levantado, una vez más, la indignación mundial, y no es para menos. El hombre, de raza negra, advertía que no podía respirar, que se estaba quedando sin aire, mientras el policía, de raza blanca, mantenía su rodilla sobre el cuello de la víctima impidiendo que ésta pudiese respirar para, supuestamente, mantenerlo “neutralizado”.

¿Fue un asesinato? Dentro del aspecto legal, según los conocedores, el asesinato:

“Incorpora una serie de rasgos específicos, como la planificación o premeditación del crimen, el ensañamiento con la víctima y algún tipo de motivación por parte del asesino.” ¿Planificaron el policía y sus compañeros matar a George?, ¿fue premeditado? ¿estaban ensañados con Floyd?, ¿era la tercera o cuarta vez que lo intervenían?, ¿tuvieron alguna motivación para asfixiarlo hasta morir? Eso estará por verse.

Ahora, una cosa es el aspecto estrictamente legal y otra es la opinión de uno como observador, desde afuera, o la intención de imponer, a las buenas o a las malas, nuestro criterio con la primera impresión o información a la que tenemos acceso, en este caso el vídeo de un parroquiano que grabó y publicó la intervención.

Fue desesperante verlo, aunque en mi caso les confieso no pude culminarlo. Aún conciente que desde acá uno no puede hacer nada, no deja de sentir algún grado de impotencia. No porque uno pudiera haber evitado, sino más bien porque frustra volver a ver el que una persona muera bajo esas circunstancias, clamando que lo dejen respirar, sin que su victimario se apiade por un segundo. Eso pudo haber sido un oficial negro contra un ciudadano blanco, un negro contra un negro o un blanco contra otro blanco, y sería igual de inhumano. Ciertamente cuando uno analiza de primera instancia y pasa por la mente que puede haber elementos raciales, la frustración e impotencia crece.

George Floyd - muere a manos de un policia - captura de pantalla - mayo 29 2020

¿Puede haber sido un asesinato por cuestiones raciales? No hay la menor duda que es altamente probable. En primera instancia, es obvio que al victimario ser blanco y la víctima ser negro, ya se tiene el primer elemento que abre esa puerta, aunque considerarando solo eso no se puede decir que es algo concluyente, más allá de toda duda. De otra parte, las muertes de negros a manos de blancos es algo que se replica en los Estados Unidos. Tan reciente como hace unas semanas dos hombres blancos, padre e hijo, mataron viciosamente a un joven negro que se ejercitaba en la calle, sin razón alguna. Esas abre más la puerta a la posibilidad dentro de nuestra mente.

¿Hubo necesidad de “neutralizarlo” asfixiándolo? No hay razón, por lo visto, para dar paso a esa probabilidad. Sin duda la constitución física de Floyd superaba a la de los agentes, no obstante estaba esposado. Aparte de eso, las autoridades policíacas tienen otros recursos y herramientas para neutralizar en casos complicados, no siendo cortar la respiración una de ellas. De nuevo, el hombre estaba advirtiendo que no podía respirar y el policía ni se inmutó. Su muerte fue viciosa y abusiva. De eso no hay la más mínima duda. Por el momento podemos decir que es altamente probable que haya sido un asesinato, pero los agentes tendrán su día en corte y ahí veremos con mayor amplitud lo ocurrido y las razones.

De otra parte, como era de esperarse, Minneapolis hoy es zona de guerra. Personas verdaderamente indignadas han protestado. Otros, han utilizado una supuesta indignación, pero para meterse a comercios, destrozar y robarse la mercancía. Eso no es protestar, ni mucho menos representa indignación. Simplemente usan de excusa una tragedia para delinquir. La violencia y el vandalismo hay que condenarlo aquí y allá.