Empleados federales - Foto suministrada - febrero 13 2019

Fueron cerca de 4,000 empleados federales los que se vieron afectados con el pasado cierre gubernamental, el mas largo en la historia y que duro unos 35 días, puesto que la Casa Blanca y el Congreso no se ponían de acuerdo referente al dinero que pide el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump para cumplir con su promesa de campaña en la que prometió levantar un muro de concreto que divida la frontera entre México y Estados Unidos.

Ante este panorama que afectó a los entornos familiares de estos empleados la Federación Americana de Empleados Gubernamentales denunció ser rehenes en esta lucha de poderes entre el presidente y los congresistas.

Sobre esto el representante de una de las locales afiliadas a la federación, Rafael Arroyo, cuestionó el por qué en este tranque se tiene que tomar esta acción contra las agencias de servicios gubernamentales.

Asi mismo, no dejaron pasar por alto y urgieron al gobierno local a ser más eficientes al momento de tomar acción ante otro posible cierre, pues aseguraron que luego que pasaron sobre 30 días del pasado tranque fue que el gobierno estatal movió un pie para colaborar con los afectados.

De igual manera, Javier Cestero representante de los empleados de Transportation Security Administration, señalo que este tipo de acción pone en riesgo la seguridad nacional a la vez que urgió al gobernador, Ricardo Rosselló a ser proactivo y no reactivo al momento de dar un paso para ayudar a los afectados de concretarse otro posible cierre gubernamental, de no llegar a un acuerdo el presidente y los congresistas.

Estas expresiones se dieron en medio de una conferencia de prensa en la que la federación convocó una vigilia frente al tribunal federal en Hato Rey, para evitar otro cierre y que de no concretarse el tranque, habrán de agradecer al país por la muestras de cariño y apoyo, mientras permanecían sin cobrar un centavos en 35 días.

Orlando Rivera informa.