Captura de pantalla- Ataques en Siria

El ejército de Turquía comenzó su operación en el norte de Siria, anunció el presidente de Turquía, como parte de una ofensiva para alejar a las fuerzas kurdas respaldadas por Estados Unidos de su frontera.

La decisión se produce días después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, provocara una tormenta de críticas, incluso dentro de su propio partido, al anunciar que las tropas estadounidenses serían retiradas de la zona fronteriza.

Hasta ahora, los ataques aéreos turcos han golpeado en gran medida objetivos militares kurdos, pero con siempre hay un potencial de bajas civiles.

Medios internacionales reportan 11 muertos, entre ellos 8 civiles tras el bombardeo aéreo turco.

Ahora se desarrollan escenas caóticas, con caminos estancados por las familias que huyen, motocicletas con cinco y seis personas, colchones amarrados a los autos. Se puede ver humo saliendo de al menos un área, que parece estar en llamas. Las personas no saben a dónde irán, dónde dormirán esta noche o qué pueden esperar de esta operación turca.

Los bombardeos de artillería turcos apuntan a áreas cercanas a la presa de Bouzra en Derik, que proporciona agua a cientos de miles de civiles en el norte de Siria, según el SDF.

El bombardeo también ha afectado a hogares civiles en la aldea de Sikarkah, en el este de Qamishli, dijo el SDF en una publicación en Twitter.