Captura de pantalla- Ataques en Siria

El Ministerio de Exteriores de Turquía aseveró en la noche de este viernes que Ankara tomará represalias ante cualquier medida en contra de sus esfuerzos para combatir el terrorismo.

Así lo declaró poco después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, reiterara sus amenazas de sanciones contra Turquía, indicando que EE.UU. se mantiene opuesto a la ofensiva turca 'Fuente de paz' en el norte de Siria.

"Turquía está luchando contra organizaciones terroristas que crean una amenaza para su seguridad nacional. Nadie debería dudar de que tomaremos represalias (...) ante cualquier medida que se tome en contra de esto", dijo el ministerio en un comunicado, citado por Reuters.

Este viernes, el secretario del Tesoro de los EE.UU., Steven Mnuchin, anunció que Trump había autorizado a los funcionarios estadounidenses a redactar nuevas sanciones "muy significativas" para golpear a Ankara.

Varios legisladores estadounidenses presentaron más legislación que busca imponer severas sanciones a Turquía por su ofensiva contra los combatientes kurdos en Siria, entre ellos, un proyecto de ley que sancionaría a los funcionarios turcos involucrados en la operación de Siria y a los bancos involucrados en el sector de defensa de Turquía hasta que Turquía termine las operaciones militares en Siria.

También evitaría que las armas vayan a las fuerzas turcas en Siria y requerirá que la administración imponga las sanciones existentes en Turquía por la compra de un sistema ruso de defensa antimisiles S-400.

"Si Turquía hace algo que no debería estar haciendo, nosotros impondremos sanciones como muy pocas naciones han visto antes", aseveró el presidente de EE.UU.

Turquía ha dado inicio esta semana al operativo militar 'Fuente de paz' contra las milicias kurdas en el norte de Siria. Este jueves, el jefe del Pentágono, Mark Esper, pidió al ministro de Defensa Nacional turco, Hulusi Akar, poner fin al operativo, afirmando que puede dañar a las tropas estadounidenses desplegadas en ese país.