Catedral - Notre Dame - Foto via AFP - abril 16 2019

Geoffroy VAN DER HASSELT / AFP

La arquitecto, Astrid Díaz, dijo en NotiUno en la Mañana que tras el incendio de ayer, la histórica catedral Notre Dame en París no volverá a ser la misma.

El hombre más rico de Francia promete donar $225 millones

Millonarios y donantes privados se movilizaron en las últimas horas para financiar la reconstrucción, que se prevé larga y costosa, de la catedral Notre Dame de París, destruida en parte por un incendio devastador.

El presidente Emmanuel Macron prometió reconstruir el emblemático edifico gótico., cuya aguja se derrumbó y parte de la techumbre quedó destruida por el incendio del martes, ahora ya apagado.

El multimillonario francés Bernard Arnault anunció el martes que él y su grupo LVMH, especializado en productos de lujo, donarán 200 millones de euros (226 millones de dólares) para la reconstrucción.

La oferta llegó después de que Kering, el grupo de moda fundado por otro multimillonario francés, Francois Pinault, ofreciera cien millones de euros para "reconstruir completamente Notre Dame".

Por su parte la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, dijo el martes que la ciudad financiaría la reconstrucción con 50 millones de euros y propuso una conferencia internacional para coordinar las donaciones y restaurar el edificio.

La Fundación para el Patrimonio, un organismo francés financiado con fondos privados, hizo un llamamiento a las donaciones en su web. También hubo llamamientos similares a través de la web de micromecenazgo Leetchi.

La región de Isla de Francia, que incluye París y sus alrededores, prometió diez millones de euros.

Para reconstruir el templo, que cada año acoge a 13 millones de visitantes –una media de 35.000 personas al día– se necesitarán artesanos especializados y maderas raras.

El responsable del grupo Charlois, el mayor proveedor de madera de roble de Francia, prometió ofrecer los mejores materiales para reconstruir la compleja armadura de madera, conocida como "el bosque" por el número de vigas que se emplearon para construirla.

"Las obras seguramente necesitarán años, quizás décadas, pero se necesitarán miles de metros cúbicos de madera. Habrá que encontrar las mejores piezas, de gran diámetro", explica Sylvain Charlois, en declaraciones a la radio France Info.

La UNESCO, con sede en París, prometió por su parte trabajar con Francia para restaurar la catedral, inscrita desde 1991 en su lista de patrimonio mundial de la humanidad.