Cannabis

La Cámara de Comercio de Puerto Rico (CCPR) y su Comité de Cannabis, agradecen que las autoridades de seguridad pública hayan realizado un primer esfuerzo fiscalizador de productos ilegales de cannabis en varios establecimientos del área metropolitana. 

El presidente de la CCPR, Lcdo. y CPA Kenneth Rivera Robles, planteó que este año se creó en la CCPR el Comité de Cannabis para ayudar a fortalecer esta nueva industria que tiene gran potencial de desarrollo en Puerto Rico y de mucho impacto para la economía. 

“Entre las actividades del Comité, llevamos a cabo un conversatorio sobre la venta de productos ilegales de cannabis en ciertos negocios.  La venta de estos productos no está reglamentada de forma alguna y el contenido de los mismos tampoco es evaluado, por lo que representa un problema de salud pública. Por ello habíamos reclamado acción del gobierno para atender este asunto”, dijo Rivera Robles. 

Expresó, además, que la intervención de la policía en varios establecimientos en los que se encontraron múltiples envases de marihuana sintética es un excelente primer paso en beneficio de los más de 75,000 pacientes y de los miles de empleados de la industria en Puerto Rico.  “Hacemos un llamado para que se fortalezcan, aún más, los esfuerzos en cuanto a la eliminación de productos ilegales, y que se atiendan las necesidades del sector y de los pacientes. 

Un primer paso para atender la necesidad del sector y de los pacientes lo ha expresado la CCPR apoyando la aprobación del Proyecto de la Cámara 1197, que prohibiría la discriminación en el empleo contra pacientes certificados para utilizar cannabis medicinal. 

“La aprobación de esta medida bipartita, presentada por los representantes Antonio “Tony” Soto y Jesús Manuel Ortiz, sería un paso de avanzada que permitirá que muchos puertorriqueños aquejados por enfermedades crónicas puedan considerar el cannabis medicinal como alternativa de tratamiento.  Hemos hablado con muchos pacientes que quisieran certificarse para comenzar tratamiento con cannabis medicinal, pero no lo han hecho por temor a represalias en el lugar de trabajo.”

La CCPR también apoya que se atienda el problema de bancarización de la industria, ya que según Rivera Robles, “es muy difícil manejar un negocio sin facilidades bancarias.  Los dispensarios tienen que pagar todo en efectivo, lo que dificulta asuntos tan sencillos como el pago del IVU, sin hablar del problema de seguridad que crea manejar altas cantidades de efectivo.”

Asimismo señaló, que hay disposiciones federales que dificultan que los bancos atiendan a esta industria, pero –a nivel local—“es algo que el sector cooperativo debe evaluar con prioridad y pueden contar con nuestro apoyo”, concluyó.