Conmemoran el Día de los Trabajadores exigiendo la cancelación del contrato de LUMA

Como parte de los esfuerzos para conmemorar el “Día Internacional del Trabajador”, el colectivo La Ruta de la Verdad Bajo se unió al movimiento obrero junto a organizaciones sociales y políticas visitando centros comerciales e integrándose a la caravana “Todo Puerto Rico contra LUMA” para comunicar nuestro repudio en contra de la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica y exigir la cancelación del leonino contrato firmado con LUMA Energy.

Angelica Acosta, portavoz del grupo, informó que este esfuerzo inició en Plaza Las Vegas en Vega Baja y continuará hacia el centro comercial Gran Caribe en Vega Alta, Doramar Plaza en Dorado, Walmart Super Center en Toa Baja, Plaza del Sol en Bayamón y el parque Perucho Cepeda en Cataño hasta integrarse a la caravana “Todo Puerto Rico contra LUMA”.

Los grupos de trabajadores, a su vez, estarán saliendo a partir de las 11:00 a.m. en caravana desde seis puntos de partida en el área metropolitana: la Ave. Kennedy, Universidad de Puerto Rico (UPR) Recinto de Río Piedras, Bosque Punta Salinas, Aeropuerto Internacional, Ave. Isla Verde y desde el peaje Buchanan rumbo al Capitolio en San Juan.

El primer día de mayo se conmemora los avances sociales obtenidos por los trabajadores desde finales del siglo XIX y recordamos la gran huelga obrera en Chicago en 1886, donde se reivindicaba la ley que promulgaba la jornada laboral de ocho horas.

“Censuramos la acción de la AEE de repartir cartas a sobre 4,000 trabajadores de la Autoridad, preparando el camino para entregarle la Autoridad de Energía Eléctrica a LUMA Energy, entidad que no existía, se incorporó cinco (5) meses antes de firmar este contrato, pero ahora busca enviar a celadores a trabajar como choferes y conserjes en diversas agencias de gobierno para contratar a miles de empleados provenientes de sus empresas en Estados Unidos, Canadá y otros de Puerto Rico sin experiencia, de cara a la nueva temporada de huracanes”, denunció la portavoz Acosta.

Advirtió que “la transformación del sistema eléctrico de Puerto Rico hacia energía renovable es incompatible con la privatización. Lo que está detrás de todo esto es utilizar nuestro país para distribuir gas y no le van a dar espacio a la energía limpia porque no es negocio para ellos”.

El colectivo la Ruta de la Verdad es un junte de personas, tanto en su carácter individual como de diversas organizaciones, que decidieron unirse a los trabajadores de la AEE en oposición al contrato de LUMA Energy porque es contrario a los mejores intereses del pueblo y representa un peligro para la estabilidad económica de nuestra isla.

La Asociación de Jubilados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AJAEE), presidida por Johnny Rodríguez Ortiz, es otra de las organizaciones que lucha en contra de ese nefasto contrato, asegurando que “con LUMA se pretende destruir el Sistema de Retiro de todos los empleados activos y jubilados de la AEE, luego que los pensionados pagamos nuestro retiro por más de 30 años y los compañeros activos continúan aportando”.

Rodríguez Ortiz afirmó que “la AEE adeuda más de $603 millones (¡$603,000,000.00!) al Sistema de Retiro y al entrar LUMA, pretenden no pagar. La AEE prefiere pagar cientos de millones de dólares a LUMA, en vez de cumplir con su obligación con los trabajadores que montaron la red eléctrica del país”.

Por su parte, Iris Delia Matos, vicepresidenta de la AJAEE, afirmó que “es irónico que bajo el gobernador Luis Fortuño se dejó a miles de trabajadores en la calle con la Ley 7, y ahora, bajo Pedro Pierluisi, quien era Comisionado Residente en aquella época y no movió un dedo en defensa de esos padres de familia, ahora quiera enviar a los trabajadores de la AEE a ocupar esos puestos que estuvieron congeladas para abrir miles de nuevas plazas en la AEE. ¿Dónde está el buen juicio? ¿Dónde está el ahorro? Por querer salir de las uniones obreras, está destruyendo a la Autoridad”.

Karlexys Rosario, presidente del Capítulo del Caguas del colectivo La Ruta de la Verdad, destacó que “en un día como hoy, tenemos que recordar a la ciudadanía que los trabajadores no firmamos contratos, no realizamos transferencias de fondos, no aprobamos incentivos, ni dejamos acumular deudas sin cobrar de sobre mil millones de dólares. Los trabajadores no quebramos a la AEE, pero hemos denunciado por años los atropellos y las agendas ocultas, dejando al descubierto que la campaña de descrédito en contra de los obreros era el camino para lograr que se pudiera privatizar a la Autoridad para lucro de unos pocos”.