Aeropuerto LMM pista

La empresa puertorriqueña Carolina Catering Corp., (Sky Caterers), que ofrece servicios de suplido de alimentos a las principales aerolíneas que utilizan el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, radicó una demanda contra Aerostar Airport Holdings y Prohías In-Flight Catering por supuestas prácticas desleales y monopolísticas, que no tan solo violan las leyes estatales y federales, y el contrato de Alianza Pública-Privada que mantiene para operar el aeropuerto,

Y reclamó que también favorece a otra firma de este sector que opera sin los debidos permisos y autorizaciones.

La demanda establece que, para poder llevar a cabo sus actividades de negocios con las aerolíneas, Carolina Catering está obligada a cumplir con una serie de rigurosos y estrictos requerimientos federales y estatales. Además surge de la demanda que Aerostar le ha impuesto a Carolina Catering, un cargo extra, equivalente a un porciento de sus ventas, por acceso a las pistas.

Conforme a las alegaciones de la demanda, a pesar de que Carolina Catering cumple con todos estos requisitos, y en claro menosprecio a las leyes federales y de sus acuerdos contractuales con la Autoridad de Puertos y con Carolina Catering, Aerostar inició un esquema de acciones desleales que han permitido a Prohías Inflight Catering ofrecer sus servicios a las aerolíneas sin los debidos requerimientos federales, incluyendo aquellos del USDA y FDA, entre otros, según se indicó.

En la demanda se plantea que Prohías no ha tenido que firmar  un acuerdo con Aerostar para obtener acceso a las áreas restringidas del aeropuerto ni el pago del porcentaje de ventas que hoy paga Carolina Catering.

De igual forma, la demanda hace énfasis en que las acciones de Aserostar pueden contravenir disposiciones específicas de su contrato con la Autoridda de los Puertos, para operar el Aeropuerto. Dicho contrato requiere que Aerostar se asegure que todas las operaciones en el Aeropuerto se conduzcan conforme a las leyes y reglamentos aplicables, según se dijo.

Además, se expone en la demanda que el contrato clara y explícitamente establece que el operador debe fomentar y permitir un clima de libre comercio y buena fe entre las empresas que ofrecen servicios en la facilidad, sin favorecer a una u otra empresa con acciones cuestionables. Por el contrario, el acuerdo condena las prácticas abusivas, monopolísticas, desleales y discriminatorias contra aquellas empresas que proveen servicios en el aeropuerto y que violen las leyes estatales y/o federales.

Asimismo, en la demanda se alega que Aerostar actualmente no regula ni custodia la entrada del personal de Prohías a las áreas restringidas del aeropuerto, crea el potencial para que puedan suscitarse actos terroristas, nuevamente en clara violación a las leyes federales y estatales. Esta situación donde Aerostar permite la entrada indiscriminada de individuos a las áreas restringidas, crea un precedente para que otras entidades o individuos puedan ingresar sin las debidas certificaciones y poner en riesgo la seguridad nacional, que tanto ha tomado restablecer, tras los actos terroristas del pasado y que ha costado la vida de cientos de inocentes.

En otras palabras, el Aeropuerto Luis Muñoz Marín es la entrada principal al país y, sin lugar a dudas, pone en riesgo la seguridad no sólo del personal que trabaja en el aeropuerto sino de todos los puertorriqueños. De hecho, este es un asunto de extrema sensibilidad para las autoridades federales, por lo que Aerostar debe tomar las previsiones correspondientes, reclamaron.

Previo a esta acción legal, Carolina Catering solicitó a Aerostar, mediante comunicación escrita en varias ocasiones, el cese y desista de esta práctica y que requiriese a Prohías el cumplimiento de todos los requerimientos para hacer negocios en el aeropuerto, pero no hubo reacción alguna.

Este es un asunto que es de extrema preocupación, no solo porque crea un ambiente de inseguridad y desconfianza, que pudiese desalentar futuras oportunidades de negocios con otras empresas puertorriqueñas que de buena fe deseen establecer algún negocio que contribuya al desarrollo de la economía de Puerto Rico.

Según fue alegado en la demanda, el esquema entre Aerostar y Prohías no busca otra cosa que desestabilizar las operaciones de la firma puertorriqueña Carolina Catering, que lleva más de 30 años  aportando al desarrollo económico de esta Isla.

En la demanda se reclama que Aerostar desista inmediatamente de esta práctica desleal e ilegal; que se le exija a Prohías que cumpla con los mismos requerimientos que se le exigen a Carolina Catering. De lo contrario, que se le indemnice por todos los daños ocasionados resultado de este esquema ilegal, y por el dinero que se le ha pagado hasta ahora por concepto de volumen de ventas.