Tratamiento

La gobernadora del estado de Alabama, Kay Ivey, firmó ayer lunes, la ley que aprueba la solicitud de castración química para que los pedófilos puedan salir de la cárcel. 

Esta nueva legislación se aplicará a personas mayores de 21 años que hayan sido sentenciados por abuso o violación de menores de 13 años. La ley obliga a los condenados a llevar a cabo el tratamiento hasta que la justicia lo considere necesario y tendrá que costearlo. 

Si el reo decide parar de tomar la medicación, violará su libertad condicional y volverá a estar bajo custodia.

Ivey, miembro del partido republicano, no había querido referirse a la polémica norma e, inclusive, no se conocía su postura hasta que firmó la ley. 

"Si van a marcar a estos niños de por vida, deben estar marcados de por vida", sentenció Steve Hurst, congresista promotor del proyecto.

Si el abusador o violador de menores se niega a someterse a la castración química, se le negará la libertad condicional.