Cuarrtel de Ballajá plano

La restauración del Cuartel de Ballajá, lugar emblemático del Viejo San Juan, se encuentra en curso con la ayuda de más de $17.5 millones en subvenciones de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

El edificio se construyó entre 1854 y 1864 por órdenes de la Monarquía Española para albergar a los miembros de la milicia.

En la actualidad, sigue siendo parte de la herencia cultural de la isla y atrae a miles de visitantes cada año. Ahora cuenta con el Museo de las Américas, donde se exhibe arte del continente americano con un enfoque en la cultura puertorriqueña. El edificio también es sede de varias organizaciones educativas y culturales.

Uno de los proyectos que será financiado por FEMA es la reparación del Jardín Mirador Ballajá. Este majestuoso jardín se encuentra en la azotea del edificio y contaba con 67,000 plantas, un jardín vertical hidropónico especialmente diseñado y plataformas de observación. Es el área que tuvo más daños durante el huracán María.

Los jardines contarán con una diversidad de plantas resistentes a climas adversos y veredas con ladrillos hechos de plástico reciclado, además de algunos miradores. Habrá 678 paneles solares instalados en el techo que generarán aproximadamente el 50 por ciento de la energía eléctrica necesaria para operar el edificio.

El edificio será más resistente a las tormentas. La institución planifica remplazar las losas del piso dañadas con losas resistentes al agua, comprar estuches protectores para los equipos de proyección audiovisual e instalar tormenteras especiales hechas de madera y vidrio que sigan las especificaciones establecidas para la conservación de edificios históricos.

La institución ya terminó de reparar los sistemas eléctricos, de computadoras y de seguridad, selló el techo para evitar filtraciones e instaló paneles solares nuevos. También reparó el equipo de proyección tridimensional y compró cuatro torres de enfriamiento para el sistema de acondicionador de aire central que controla los niveles de humedad, algo fundamental para la conservación de archivos y documentos históricos en el clima húmedo de San Juan.

El arquitecto Carlos A. Rubio Cancela, director de la Oficina Estatal de Conservación Histórica de Puerto Rico, prevé que las reparaciones podrían concluir a finales de 2020.

"Ha sido un proceso de aprendizaje para todos nosotros. Nuestro objetivo es lograr tener un edificio más fuerte y sostenible. Se trata de un monumento cultural importante, tanto para los visitantes como para los locales, donde pueden entrar en contacto con nuestra herencia y cultura", expresó el arquitecto.

Locations