Tribunal Supremo de los Estados Unidos - Captura de pantalla - septiembre 7 2021

En la foto: Tribunal Supremo de los Estados Unidos

La Corte Suprema federal frenó la intención del gobierno de Joe Biden de implementar de manera obligatoria la vacuna contra el COVID-19 o las pruebas semanales y el uso de mascarillas en el lugar de trabajo para los empleados de empresas grandes.

Al mismo tiempo, la corte autorizó que el gobierno proceda con el mandato de vacunación para la mayoría de los trabajadores sanitarios en Estados Unidos.

Las órdenes de la corte, durante un incremento de los casos de coronavirus, fueron un resultado mixto en los esfuerzos del gobierno por impulsar la tasa de vacunación entre la población estadounidense.

La mayoría conservadora de la corte concluyó que el gobierno federal sobrepasó su autoridad al buscar imponer la regla de vacuna o prueba de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos (OSHA, por sus siglas en inglés) para empresas con al menos 100 empleados. Más de 80 millones de personas habrían sido afectadas.