Coronavirus - imagen ilustrativa - marzo 22 2021

La alcaldesa de Gurabo, Rosachely Rivera Santana, emitió el martes, la Orden Ejecutiva 2020-2021-06 mediante la cual ordenó un cierre parcial de las operaciones administrativas en el municipio como medida cautelar ante el aumento de casos de COVID-19 entre los empleados municipales.

Dicha orden estará vigente hasta el próximo viernes, 7 de mayo.

“Esos planes que tracen los directores deben ser justos con todo el personal. Los empleados en manera remota deberán entregar informes de trabajo diarios y una hoja de asistencia. Esta orden concede una licencia especial con paga a los empleados que se vean impactados con este cierre parcial. El tiempo concedido por razón de esta emergencia será sin cargo a licencia alguna y no tendrá el efecto de extender las vacaciones de aquellos empleados que estén disfrutando de este beneficio”, dijo la alcaldesa en comunicación escrita.

Explicó que la orden ejecutiva establece que cada director o encargado de dependencia municipal debe trazar un plan de trabajo alternado para cada día laborable de manera que los servicios esenciales que se ofrecen a la ciudadanía no se vean afectados por motivo del cierre parcial. Además, ordena reducir al mínimo necesario la cantidad de empleados en trabajo presencial en un mismo lugar. Asimismo, los directores deberán asegurarse de que cada empleado que pueda trabajar de manera remota lo haga.

Rivera Santana puntualizó en que el uso de mascarilla es requerido en todo momento y que ningún empleado debe violar esta norma. Señaló que en caso de violentar la misma, será referido para la imposición de medidas disciplinarias. Recalcó que en caso de que un empleado municipal presente síntomas de COVID-19 se deberá activar el protocolo de prevención y se referirá al Sistema Municipal de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos (SMIRC) para hacerse la debida evaluación médica.