patrulla policia

Un joven de 23 años, residente de la localidad de Leiden, Países Bajos, fue sentenciado a diez semanas de cárcel luego de toser intencionalmente sobre dos policías mientras era interrogado luego de haber sido detenido por conducir de manera negligente.

Según la parte policial, el joven se negó a cooperar y no permitió que se le realizará una prueba de alcohol. El joven tosió sobre los rostros de dos agentes, y les dijo: "tengo coronavirus y ahora ustedes también."

A pesar de que exámenes posteriores descartaron que el detenido estuviera infectado, el tribunal lo consideró culpable de asalto y como autor de amenazas de muerte, por lo que fue condenado a diez semanas de cárcel.

El juez confía en que la sentencia dictada servirá como señal para evitar más de estos casos en el futuro.

Esta situación se da en un contexto de cierre completo de instituciones educativas, cafés y restaurantes ordenadas por el Gobierno la semana pasada, en un intento por detener la propagación del covid-19.

Hasta el momento, los Países Bajos han confirmado 2.994 casos y anunciado la muerte de 106 personas.