Supermercado - coronavirus - covid19 - mascarilla

Después de más de un año de que el brote del coronavirus (Covid-19) fuesen declarado una emergencia de salud mundial, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) concluyeron que no hay pruebas creíbles de que los alimentos o sus envases estén asociados o sean una fuente probable de transmisión del virus.

En un comunicado conjunto, agregaron que “es especialmente importante señalar que el Covid-19 es una enfermedad respiratoria que se transmite de persona a persona, a diferencia de los virus gastrointestinales o transmitidos por los alimentos, como el norovirus y la hepatitis A, que suelen enfermar a través de alimentos contaminados. Aunque hay relativamente pocos informes sobre la detección del virus en los alimentos y los envases, la mayoría de los estudios se centran principalmente en la detección de la huella genética del virus, más que en la evidencia de la transmisión del virus que resulta en la infección humana”.

Según detallaron en declaraciones escritas el secretario interino del USDA, Kevin Shea, y la comisionada interina de la FDA, la Dra. Janet Woodcock, M.D., el número de partículas del virus que teóricamente podrían captarse al tocar una superficie sería muy pequeño y la cantidad necesaria para la infección por inhalación oral sería muy alta, se considera que las posibilidades de infección por tocar la superficie de los envases de los alimentos o por comerlos son extremadamente bajas.

Según un informe reciente de la Comisión Internacional de Especificaciones Microbiológicas para los Alimentos External Link Disclaimer (ICMSF, por sus siglas en inglés), afirmó lo siguiente "A pesar de los miles de millones de comidas y envases de alimentos manejados desde el comienzo de la pandemia del COVID-19, hasta la fecha no ha habido ninguna prueba de que los alimentos, los envases de alimentos o la manipulación de alimentos sean una fuente o una vía de transmisión importante para el SARS-CoV-2 que da lugar al COVID-19".

Además, teniendo en cuenta los más de 100 millones de casos del COVID-19, no se han encontrado pruebas epidemiológicas de que los alimentos o los envases de alimentos sean la fuente de transmisión del SARS-CoV-2 a los seres humanos.